• Managua, Nicaragua |
  • |
  • |
  • Edición Impresa

El 2018 se vislumbraba como un año fantástico para el boxeo nicaragüense. Hubo cuatro púgiles que disputaron campeonato del mundo, se celebraron decenas de carteleras a nivel nacional, y hubo participación de los atletas en los Juegos Centroamericanos y del Caribe en Colombia, no obstante, en el cierre se perdió un título mundial, quedando solamente un campeón nica, y la participación de los boxeadores amateurs en Barranquilla fue un total fracaso.

Al final fue un año entre luces y sombras. Comenzó con júbilo y terminó con una decepción inesperada: el fin del reinado de Cristofer González, sobre quien se empezaba a tener una confianza excesiva, aproximándose a lo que sucedió en su momento con su primo Román “Chocolatito” González.

Cristofer brilló, pero se apagó

El 15 de abril del 2018 Cristofer detuvo el tiempo en Japón, protagonizando una de las sorpresas más impactantes en el boxeo internacional. El muchacho de la Colonia Nicarao, contra todos los pronósticos, dio un golpe de autoridad y noqueó al monstruo nipón Daigo Higa en nueve rounds. Con esa presentación excelsa, González se convirtió en campeón mundial 112 libras del Consejo Mundial de Boxeo (CMB), siendo el número 13 en la historia de Nicaragua.

Recién coronado, Cristofer confirmó que lo sucedido en Japón no fue solamente un chispazo de inspiración. El 18 de agosto defendió con éxito el título, noqueando al norirlandés Paddy Barnes en Belfast. Tras el triunfo, González subió a la cima de los mejores pesos mosca del mundo, según el ranking de la cadena ESPN.

Los reconocimientos no pararon de llegar para Cristofer hasta el punto de ser electo como el mejor atleta del 2018 en Nicaragua, según la Asociación de Cronistas Deportivos de Nicaragua (ACDN), superando en la puja al beisbolista Jonathan Loáisiga, quien se convirtió en el primer nica en subir a Grandes Ligas vistiendo la camisa de los Yanquis de Nueva York.

Pero el exceso de confianza y la falta de reconcentración, terminó en un discreto estado físico de cara a su segunda defensa contra Charlie Edwards, celebrada el pasado 22 de diciembre en Londres, Inglaterra. El resultado fue una derrota ante el británico por decisión unánime, acabando con el reinado de Cristofer que duró ocho meses. Las distracciones y dedicación de tiempo a su negocio Sport Bar Noveno Round, terminaron afectando seriamente al excampeón del mundo.

Félix campeón

Más de 4 años tuvo que esperar Félix “El Gemelo” Alvarado para recibir su tercera oportunidad de campeonato mundial, después de perder la dos primeras por puntos. El 28 de octubre, Alvarado brindó una catedra de bravura y golpeo frenético en Filipinas, destruyendo a Randy Petalcorin en siete asaltos, lo que le valió para adjudicarse el título 108 libras de la Federación Internacional de Boxeo (FIB).

Cristofer González se coronó en abril y perdió el título el 22 de diciembre. Archivo/END

En ese momento, Nicaragua contaba con dos campeones del mundo, Félix en 108 y Cristofer en 112 libras, ambos peleadores de la promotora Nica Boxing y manejados por William Ramírez. Alvarado es el único monarca de Nicaragua en la actualidad, y posiblemente regrese al ring en marzo del 2018 en su primera defensa a celebrarse en Japón.

“Chocolatito” triunfa y se lesiona

Después de un año sin subirse a un ring por dos derrotas sufridas contra el tailandés Srisaket Sor Rungvisai, Román “Chocolatito” González finalmente regresó el 15 de septiembre en Las Vegas, donde Saúl “El Canelo” Álvarez derrotó a Gennady Golovkin en el T-Mobile Arena. Cumpliendo los pronósticos, el “Chocolatito” noqueó a un voluntarioso mexicano Moisés Fuentes.

Cuando se esperaba que Román peleara por segunda ocasión el 8 de diciembre, sufrió una lesión en el menisco de su rodilla derecha según su manejador Carlos Blandón. Esto sucedió mientras realizaba el campamento de entrenamiento en Coachella, California, junto al entrenador Marcos Caballero, por consiguiente el tetracampeón del mundo canceló el pleito contra el azteca Pedro Guevara en Carson, California.

Para abril del 2019, Román podría enfrentar al inglés Khalid Yafai por el título 115 libras de la Asociación Mundial de Boxeo (AMB). Según fuentes, las conversaciones entre promotores están adelantadas.

René disputará título

El hermano gemelo del campeón Félix, René Alvarado, le dio una gran alegría al país el 8 de diciembre, el mismo día que pelearía González en Carson. Alvarado derrotó al azteca Carlos Morales en una eliminatoria por el título 130 libras de la Asociación Mundial de Boxeo (AMB), en un combate celebrado en Indio, California.

Con el triunfo, René se ganó el boleto directo a pelear con el boricua Alberto Machado, campeón mundial de la AMB. Inicialmente la pelea se programó para el 9 de febrero en Indio; sin embargo, en el pleito eliminatorio Alvarado sufrió tres cortes, dos en su frente y uno en la ceja, por lo tanto la comisión de California le ordenó que descansara un mes para tener una óptima recuperación.

Robert Díaz, directivo de Golden Boy Promotions, confirmó que René enfrentará a Machado posiblemente el 9 de junio en el Madison Square Garden de Nueva York. Ese día, Alvarado tendrá su ansiada oportunidad de campeonato.

Fracasan “El Gallito” y “Chocorrón”

En una movida milagrosa del concertador Ricardo Rizzo, en menos de seis meses le consiguió la quinta oportunidad de campeonato mundial a Carlos “Chocorroncito” Buitrago. Tras sufrir un nocaut contra Hiroto Kyoguchi en Japón, Buitrago viajó a Puerto Rico para enfrentar a Ángel “Tito” Acosta el 16 de junio por el cetro 108 libras de la Organización Mundial de Boxeo (OMB).

Se repitió la historia y Buitrago volvió a fallar en una pelea titular al perder por nocaut contra Acosta en 11 asaltos. Con el resultado, Carlos estableció un nuevo récord para un peleador de Nicaragua: desperdiciar cinco oportunidades de campeonato, dejando atrás la igualdad que tenía con el leonés Julio “Yambito” Gamboa.

Posteriormente, le tocó el chance al excampeón mundial Byron “El Gallito” Rojas, el 29 de noviembre en Tailandia. Enfrente tuvo al mismo enemigo que hace 2 años le quitó la corona, el tailandés CP Freshmart. El matagalpino, con Wilmer Hernández al mando, hizo una preparación extraordinaria de más de tres meses, no obstante, sucumbió otra vez por decisión unánime.

Lo de Rojas fue difícil asimilarlo porque se creyó que con el resultado del 2016 en la primera pelea ante Freshmart, había aprendido la lección y haría los ajustes suficientes para recuperar la corona. Sin embargo, el combate fue una fotocopia del primero, Freshmart volvió a amarrar al nica y le ganó de forma más clara. “El Gallito” no ejecutó las órdenes de la esquina, no tuvo variantes, peleó en corto, y cayó en el juego del tailandés. Perdió por decisión unánime.

Amateurs naufragan

Fue un año de Juegos Centroamericanos y del Caribe, por consiguiente una buena oportunidad para que la Federación Nicaragüense de Boxeo Aficionado (Feniboxa) confirmara que las seis medallas de oro que se ganaron en los Centroamericanos de Managua, en diciembre del 2017, eran realmente una mejoría tangible de esta disciplina a nivel olímpico, y no un espejismo conseguido gracias al benévolo sistema de competencia.

Román González noqueó a Moisés Fuentes tras un año de inactividad. Archivo/END

Previo a los Juegos de Barranquilla, Nicaragua participó en el Clasificatorio de Tijuana, México. Allí se confirmó que todo era un espejismo, solamente se ganaron 3 de 17 combates, y si los 13 púgiles pinoleros clasificaron a Barranquilla fue porque el comité organizador les otorgó ese regalo, debido a la ausencia de varios países en el Clasificatorio.

La selección fue a Barranquilla y solamente cuatro boxeadores pudieron conseguir una victoria, lo que significó una medalla de bronce por púgil. Se acumularon 12 derrotas. Otra vez, el sistema benévolo del boxeo, otorgó preseas a los cuartos lugares en Colombia, fue por eso que Nicaragua sumó esos bronces.

El boxeo amateur sigue inmerso en una crisis severa. Si bien los recursos son pocos, la gestión también es pésima. Hay poca inversión en las categorías infantiles, evidencia de eso es que solamente se celebra un campeonato nacional de niños al año, lo cual es imperdonable.