•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Luis Montealto con su bateo oportuno, Alaín Tamayo con una sólida apertura, Berman Espinoza y Wilfredo Pinner con relevos solventes fueron los protagonistas del triunfo de los Gigantes de Rivas con pizarra de 4-1 sobre los Indios del Bóer, un resultado que los mantiene con vida en el dramático cierre de la Liga Profesional. Los sureños, obligados a ganar para empezar a forjar un resurgimiento contra pronósticos, se agigantaron para mejorar su récord a 9-12, ubicándose a solo un juego del Bóer y los Tigres de Chinandega, dos equipos que tras perder anoche desmejoraron su foja a 10-11. Así que los de Rivas se han convertido en una seria amenaza.

En el Estadio Nacional Dennis Martínez, tanto los Indios como los Gigantes pudieron abrir el marcador en los primeros dos episodios del partido, pero no encontraron la forma de sacarle provecho al inicio titubeante de los abridores Manauris Báez y Alaín Tamayo. Fue hasta en el tercer inning que el Bóer se puso al frente en la pizarra 1-0 gracias a que Maikel Cáseres, tras conectar un imparable, se colocó en posición anotadora producto de un wildpitch y un roletazo de Juan Silverio, para luego anotar remolcado por Jilton Calderón, quien con un sencillo al bosque izquierdo sumó su carrera impulsada número 19. 

Montealto, el héroe

Los Gigantes, tan urgidos de ganar, respondieron de inmediato empatando las acciones por medio de un solitario cuadrangular de Ramón Flores por el jardín izquierdo. En el cierre del mismo cuarto inning y con dos outs en la pizarra, los Indios llenaron las almohadillas, pero Cáseres falló. Algo similar ocurrió con los sureños en la apertura del quinto, cuando llenaron las colchonetas por hits consecutivos de Isaac Benard y Elmer Reyes más base por bolas intencional a Wuillians Vásquez, pero Luis Alen fue dominado en roletazo dentro del cuadro.   

El Bóer tuvo la chance de volver a golpear a los rivenses en el cierre del mismo capítulo, pero Tamayo supo salir airoso de una situación en la que había dos corredores en circulación. Por su parte, los Gigantes, que no tienen margen de error, hicieron valer al máximo la base por bolas otorgada por Báez a Jimmy González, quien se movió a la intermedia por el toque de sacrificio de Ramón Flores y anotó el 2-1 gracias al doblete conectado por Luis Montealto en la zona entre el jardín central y el derecho. Esto ocurrió en la apertura del sexto inning.

Dos vueltas más tarde, Montealto volvió a vestirse de héroe impulsando par de carreras. Báez apareció en el octavo y salió pronto dejando a dos en circulación: Luis Alen por transferencia gratuita y Ramón Flores por imparable.  Este último se robó la intermedia mientras el relevista zurdo Elvin García enfrentaba a Darrel Campbell, quien como emergente se ponchó. De tal manera que con dos corredores en posición anotadora, Luis conectó un sencillo a la zona corta del jardín izquierdo para ampliar la ventaja sureña a 4-1, que fue el marcador definitivo.

Socó el picheo

Tras una labor de seis entradas completas en las que admitió siete hits, ponchó a cinco bateadores y otorgó 4 pasaportes, Tamayo fue relevado por el matagalpino Berman Espinoza, quien salió ileso del séptimo inning pese a haber otorgado dos bases por bolas.  Berman siguió hasta el noveno inning, del que solo pudo completar un tercio y salió dejando a dos rivales en circulación. En su lugar apareció  Wilfredo Pinner, el líder en efectividad que no tuvo problemas para completar la faena y apuntarse su tercer juego salvado.  

León, clasificado

Por su parte, los Leones de León, el equipo más consistente de la temporada, superó a los Tigres de Chinandega con pizarra de 6-3 en el Estadio Heróes y Mártires de Septiembre, clasificándose a la postemporada y con la etiqueta de favoritos para ser el finalista directo. Los melenudos se mantienen en la primera plaza con un récord de 13 victorias y ocho derrotas, mientras que los Tigres siguen en el segundo lugar, a la par del Bóer, con un balance de 10-11. Por León la victoria fue para Luis Mateo y por Chinandega el derrotado fue Marcos Frías. El juego salvado se lo adjudicó el ex lanzador de Grandes Ligas Vicente Padilla, quien llegó a cinco salvamentos en la campaña.