•   Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

De ese joven impetuoso que levantaba las masas en León con su juego alegre y a veces desenfrenado, no queda mucho en Sandor Guido, aunque en las palabras del timonel del equipo de los Leones de León todavía es notable esa flama del éxito que lo ha acompañado en toda su carrera deportiva.

Hay una marcada guerra en el rostro de Sandor Guido para no dejar pasar a los años, aunque es más evidente la madures en su cara casi siempre jovial, con marcados rasgos juveniles. Su intensa vida deportiva, un accidente del que nadie esperaba se recuperara en 2001 y con un título en odontología, convierten a Sandor un luchador incansable que no le huye a los retos.

“Gracias a Dios yo he sido exitoso en mi vida, siempre he sido un ganador. A veces no es solo ser un buen jugador, en tu vida también uno tiene que ser exitoso”, afirma Sandor. “En mi vida fuera de los campos yo siempre he sido exitoso, me repuse de un accidente del que casi no vuelvo a jugar beisbol, terminé mi carrera universitaria, son cosas que no parecen, pero cuentan y te convierten en un ganador”, apuntó el timonel de los Leones.

“No vine a probar”

A sus 40 años de edad, Sandor dice no extrañar estar en el terreno de juego luego de 24 temporadas, “ya jugué bastante”, afirma. Para muchos fue un poco apresurado su nombramiento como mánager de León en la LBPN, aunque los resultados conseguidos, tampoco nadie los esperaba, al terminar en el primer lugar de la temporada regular, con boleto ya seguro para la final.

“Probé con el equipo Sub-23 y fuimos campeones, me dijeron que era muy temprano para que dirigiera en la liga profesional, pero ya estamos en la final, lógicamente no es solo un trabajo de Sandor Guido, también es fruto del cuerpo técnico y de los jugadores que tenemos”, dice el timonel del equipo melenudo. 

“Desde un principio mi misión era ganar, yo no vine a probar si podía ser mánager. Quien se mete a esto es para ganar”, afirma Sandor.

León incrementó sus posibilidades de alcanzar el trono en la LBPN, tras la escogencia de refuerzos para la postemporada, en la que tomó a los artilleros Wuilliam Vásquez y Luis Allen. Los melenudos todavía tienen oportunidad de tomar a otros dos refuerzos para cuando se dé la batalla por el título.

“Me hace falta todavía un par de lanzadores que vamos a tratar de conseguir en la siguiente ronda de refuerzos. Con el equipo que tenía al inicio de la temporada logré salir adelante, ahora con los refuerzos nos va ayudar bastante”, aseguró Sandor.

También en la ronda de refuerzos para semifinal que arranca hoy el Bóer, tomó a Elmer Reyes y Berman Espinoza, mientras que los Tigres sumaron a Carlos Teller y Omar Obregón.