•   Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Antes de comenzar la temporada regular de la Liga de Beisbol Profesional Nacional (LBPN), el destino le dio una señal a Jilton Calderón de lo que estaba por venir, cuando si ninguno motivo aparente su papá, el legendario pelotero, Arnoldo Calderón, le dijo: “hijo quiero que este año me regales el liderato de bateo”.

Al rememorar ese momento Jilton afirma “después de Dios, mi papá es mi mayor inspiración, él es quien me ha ayudado a conseguir todos los logros que he tenido en mi carrera deportiva. Cuando mi papá jugaba, siempre me sentí orgulloso de él, a como sé que mi papá está orgulloso de mi ahora”.

 ​Javier Robles fuera de peligro, reaparecería ante León

Sin hablar mucho, Jilton Calderón logró alzar la voz sobre todos los artilleros de la LBPN, al conseguir el título de bateo, con promedio de .346 puntos, gracias 28 hits conectados en 81 turnos al bate, superando en una muy cerrada batalla, que estuvo abierta hasta el final, a Wulliams Vásquez (.329) de los Gigantes de Rivas y a su compañero de equipo Javier Robles (.327).

Aunque para Jilton el título de bateo tuvo un sabor especial, no por lo complicado de su captura, sino por haberle cumplido con un regalo que su papá, Arnoldo Calderón, le había solicitado.

 Bóer triunfa en festival de bateo

El regalo prometido

“¿Cómo son las cosas? mi papá me pidió y el título de bateo y Dios me bendijo con ese liderato, eso me llenó de mucha alegría porque puede cumplirle a algo que mi papá me pidió. Es la primera vez que él me pide algo así”, afirma Jilton.

Al crecer a la sombra de un papá con un nombre reconocido en la pelota nacional como Arnoldo Calderón, Jilton nunca se ha sentido eclipsado u obligado a superar los números de su progenitor, al contrario su papá ha sido un faro en su carrera deportiva. 

 Bóer, obligado a ser finalista

“De mi papá lo único que trato de seguir son sus consejos, él me dijo que si me iba a meter a esto tenía que entrenar fuerte todos los días, porque es un trabajo duro. Tampoco me llena de presión que me comparen con mi papá o me digan que yo soy mejor o él fue mejor, no trato de meterme esas cosas a la mente, lo que yo trato de hacer cada vez que salto al terreno es hacer las cosas bien para llenar de alegría a mi papá”, comenta Jilton.