•   Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Web

Próximo al lugar donde se ve la cicatriz de la cirugía Tommy John, en el codo de su brazo derecho, Juan Carlos Ramírez tiene un tatuaje en el que se aprecian algunos caracteres chinos. Al preguntársele qué significaban, el lanzador derecho se mostró algo reservado aunque al final contesto, “significan, los golpes de la vida”.

 ​​Jilton Calderón cumple deseo a su papá al conseguir título de bateo

Aunque puede ser otro el significado de su tatuaje, Juan Carlos (JC) parece tener la filosofía de dejar atrás los golpes de la vida. El lanzador derecho se encuentra en Nicaragua, trabajando en su preparación física de cara a su retorno a las Grandes Ligas, tras haber sido sometido a la operación Tommy John, que lo sacó de circulación, apenas en el inicio de la temporada 2018 de las Grandes Ligas, con los Angelinos de Los Ángeles.

“Acorde a los planes de mi recuperación, estoy tirando por ahora a 150 pies de distancia (45 metros), y sigo trabajando en mi condición física antes de irme a los Estados Unidos, para comenzar a hacer bullpen allá”, comentó JC.

“Me siento muy bien, mi brazo está respondiendo a como se esperaba, en las ocasiones que he realizado lanzamientos, me he sentido fuerte y fluido, sin ninguna complicación en mi brazo”, agregó.

Si el proceso de su recuperación marcha a como se debe, JC podría volver a las Grandes Ligas a finales de mayo o principios de junio, aunque el rol que ocupará en la rotación de los Angelinos, dependerá de las necesidades del equipo.

“Si el equipo necesite que llegue a relevar lo voy hacer, pero mi meta es subir como abridor”, comenta JC.

“No puedo mentir, esta situación fue muy frustrante, fue algo que no me lo esperaba, me tomó un poco de tiempo superarlo, pero los tiempos de Dios son perfectos y con la ayuda de muchas personas puede salir adelante, ahora mi mente está más que positiva y listo para desbaratar el 2019”, afirmó el lanzador pinolero.

Más ansioso que preocupado

Luego de un año sin hacer lo que más le gusta y con la incertidumbre sobre si la operación Tommy John fue un éxito, JC dice no estar pensando en si su brazo volverá a ser el mismo, con esa potencia que le permitía hacer envíos por arriba de las 90 millas.

 Javier Robles fuera de peligro, reaparecería ante León

“No estoy pensando si mi brazo está bien o mal. Estoy entrenando al cien por ciento y eso me hace sentirme confiado. La ansiedad que siento es de ya comenzar a tirar mi recta, mi curva, el slider, ya quiero tirar en un juego”, afirma.

JC Ramírez trabaja en Nicaragua respaldado por Rafael Mendoza.Sobre si intentará dosificar la potencia de sus envíos para cuidar su brazo, JC considera que agregar más lanzamientos a su repertorio, le ayudará a trabajar de forma más eficiente.

 Bóer triunfa en festival de bateo

“Este año quiero añadir el cambio de velocidad a mi repertorio. La velocidad yo siempre la he tenido, lo que he tenido que trabajar con mis lanzamientos secundarios, mi curva y mi slider. Ahoca con el cambio y el resto de mis lanzamientos, puedo trabajar mejor con mi recta”, explica JC.

¿Qué le falta en su recuperación?

Según su programa de recuperación, JC está por concluir cinco meses de tiro progresivo. En Estados Unidos iniciará la fase de bullpen, en el primero de ellos se enfocará en la recta, luego recta y cambio, después recta, cambio y curva. En cada una de las sesiones de bullpen, irá subiendo la cantidad de sus envíos, arrancando con 25, hasta llegar a un tope de 60.

Al terminar esta fase, viene el período de juegos de rehabilitación, que se podrán dar a finales del Spring Training en Ligas Menores.