•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Web

Chinandega ha vuelto a sonreír la noche de este viernes en el Estadio Efraín Tijerino Mazariego. Abrigados por su afición, los Tigres derrotaron 11-4 al Bóer, empatando la serie semifinal de la Liga Profesional.

Socó el zurdo Raúl Ruiz, pistolero triunfador del encuentro, y el relevo mortífero de Carlos Teller terminó por mutilar a la Tribu, que este sábado regresan al Dennis Martínez en busca de recuperar la ventaja y poner contra la pared al grupo de chavalos felinos.

El Bóer ganó el miércoles porque sacó a relucir su punch ofensivo. El problema es que si ese fuego se extingue, el equipo naufraga porque sus lanzadores son un desastre. No funcionan los abridores y a los relevistas se les vive perdiendo la zona de strikes.

Anoche, Leonardo Crawford desapareció temprano y los que vinieron después de él se pusieron a merced de Chinandega, un equipo que no desaprovecha cualquier momento para producir carreras, ve algún error y lo hace pagar caro. Lo terrible del pitcheo del Bóer se puede graficar en las 9 bases por bolas y 2 golpes que otorgaron.

Jilton  Calderón, el artillero del Bóer. Carlos Montealto/END

Ataque del Bóer

Después de dominar a Jilton Calderón, al zurdo Raúl Ruiz el piso se le comenzó a abrir apenas en la parte alta del segundo episodio. Doble de Ronald Garth, doble empujador de Jordan Pavón y doble impulsador de Juan Caros Urbina, inauguró la pizarra 2-0.

Llegó el cierre del tercero y el momento en que Crawford se convirtió en un pistolero vulnerable. Los Tigres le llenaron los costales, y aunque hizo fallar al estadounidense Grant Heyman, Edgar Montiel lo sentenció con un doble remolcador al jardín central, anotando las carreras del empate (2-2) Ismael Munguía y Martínez. No aguanto más Julio Sánchez, sacó a Crawford, entregándole la pelota a Osman Manzanares. Dominó a Marvin Martínez, le dio base intencional a William Rayo, congestionando los costales, y regaló un boleto a Juan Carlos González, provocando la anotación de Heyman por carrera de caballito (3-2).

Festival de carreras

En el cierre del cuarto, Marvin Martínez se voló la cerca sin gente en base aumentando la ventaja 4-2. Un rally de cuatro carreras de los Tigres en el cierre del sexto aumentó la ventaja 8-2. Se destacó Heyman con un hit remolcador de dos. Una base por bola a William Rayo con las bases llenas produjo la séptima y una escogencia de Juan Carlos González propició que Montiel marcar la octava. En ese momento el Bóer ya olía a muerto en occidente.

El festival ofensivo continuó en el séptimo. Montiel ligó un imparable remolcador de dos carreras ante Juan Bermúdez, anotando Munguía y Martínez la novena y décima. Otro hit empujador de Leonardo Ortiz puso el marcador 11-2.

Después de cinco entradas y dos carreras, Ruiz abandonó el montículo. Entró Teller lanzando el sexto y séptimo sin problemas. El manager Lenin Picota decidió retirarlo por la abultada ventaja de Chinandega, entregándole la pelota a Diomar López, quien resolvió el octavo y Junior Téllez permitió dos carreras producto de un doble Cáseres que no cambiaron la historia del juego, el cual finalizó 11-4.

El triunfo se lo adjudicó el zurdo Ruiz. Por primera vez esta temporada le gana al Bóer después de sufrir dos derrotas. Perdió Crawford. Carlos Teller anunciado para abrir este sábado, tendrá que descansar uno o  dos días más a menos que Picota lo vuelva a requerir de relevista, de manera que la rotación chinandegana sufrirá cambios.

Chinandega conectó 12 imparables y anotó la misma cantidad de carreras que en el primer juego que perdió 16-11. El Bóer acumuló 10 hits pero les faltó el batazo oportuno. Este sábado el tercer partido arrancará a las 4:00 p.m., en el estadio nacional Denis Martínez.