• Managua, Nicaragua |
  • |
  • |
  • Edición Impresa

En los años 80 hubo momentos en que cuatro peloteros pinoleros aparecían regularmente en los box scores de Grandes Ligas. Denis Martínez y Albert Williams en las rotaciones de los Orioles y los Gemelos, David Green en los jardines de los Cardenales de San Luis, y Porfirio Altamirano funcionando como relevista de los Filis, exigiéndole un esfuerzo extra a su brazo derecho de tanto uso en el beisbol venezolano. En las redacciones de deportes, podíamos fijar con certeza, cuándo coincidirían tres de ellos, con la aparición de Porfirio pendiente, por estar listo para entrar en acción en cualquier instante. Atravesando cinco temporadas, Williams solo registró un rendimiento de 11 triunfos, cifra conseguida en el 2017 por J. C. Ramírez con los Angelinos, siendo la máxima en esa rotación. La titularidad de Denis no admite comparación desde que los Expos lo sacaron del Indianápolis, en tanto Green se dejó atrapar por la incertidumbre, y Porfirio solo se sostuvo 3 años entre Filis y Cachorros. Así que la primera experiencia de ver cuatro nicas al mismo tiempo en la Gran Carpa fue en cierta forma fugaz.

Será difícil para todos

En ruta hacia el levante del telón de la campaña del 2019, se arañó la posibilidad de poder ver a cinco nicas fajándose en el techo del beisbol, pero la colocación de Cheslor Cutberth al margen de la cuartilla por los Reales de Kansas, la necesidad de Juan Carlos Ramírez de tomarse un poco más de tiempo para comprobar su restablecimiento de la operación Tommy John, el aparente bloqueo a las pretensiones de Jonathan Loáisiga entre la multiplicación de brazos yanquis, lo difícil que se le presenta el panorama a Erasmo Ramírez con la organización de los Medias Rojas de Boston después de haber sido dejado en libertad por los Marineros de Seattle, y lo que piensen hacer los Rojos de Cincinnati con Alex Blandino, de 25 años, un pelotero limitado a 69 juegos en la temporada del 2018, con 147 apariciones, 128 turnos oficiales y 30 imparables, para un porcentaje de 234 puntos, hace toda consideración algo inseguro. Según las proyecciones sobre su posible rendimiento en el 2019, Blandino, quien conectó un jonrón y empujó ocho carreras, podría ser un bateador de 242 puntos con ocho jonrones y 25 remolques.

Expectación por Juan Carlos

Aunque en dos aperturas Juan Carlos Ramírez registró 0-2 con 9.45 en efectividad, eso fue consecuencia del deterioro sufrido en su escopeta derecha que lo obligó a la famosa cirugía. En la mayoría de los casos, los pícheres han quedado en muy buen estado después de la “Tommy John”, y eso esperamos de Juan Carlos quien puede regresar a la actividad antes del Juego de Estrellas en dependencia de los informes médicos. No tendrá tiempo para grandes cifras, pero sí para mostrar el nivel de rendimiento que puede ofrecerle a los Angelinos, en un año en el que Shohei Otani, también operado recientemente, no podrá tirar… Loáisiga impresionó fuertemente en sus primeros trabajos con los Yanquis, pero luego cedió el apriete de tuercas y terminó con balance de 2-0, porcentaje de 5.11 en efectividad, 14 carreras limpias en 24 entradas y un tercio, y 33 ponches, una cifra llamativa… Corriendo todavía el peligro de ser incluido en un cambio, los cálculos a su alrededor en el 2019 son discretos: 3-2, 4.25 en efectividad y un salvamento en 53 entradas, eso sí, con frecuencia de casi un ponche por inning.

Cheslor y Erasmo, golpeados

Lo de Cheslor fue un golpe al hígado de nuestras esperanzas. El joven, de 26 años, afectado constantemente por problemas musculares que han aguijoneado su espalda, disparó 20 hits en 30 juegos durante sus apariciones en el 2018, decidiendo ir a la Liga Mexicana del Pacífico para seguir tomando forma, sin poder conseguir cifras convincentes, mientras la tercera base de los Reales, huérfana después de la salida de Moustakas, esperaba por la recuperación de facultades del nica. Se creyó que el abanico de posibilidades le era favorable, pero los Reales consideraron su paciencia agotada y lo soltaron. Naturalmente, con su juventud no es para tirar la toalla, pero sin enviar señales su situación es incómoda respecto a su futuro… Finalmente está Erasmo involucrado en otra tarea de remar contra la adversidad. Golpeado varias veces por la falta de suerte, el derecho de 28 años, ganó dos y perdió cuatro de regreso a Seattle realizando 10 aperturas, y tuvo que refugiarse en un contrato de liga menor con los Medias Rojas, exigente organización. Así que por ahora, ningún pelotero nica es el algo seguro de frente a la temporada del 2019.