• Nicaragua |
  • |
  • |
  • Edición Impresa

La atleta Dalila Rugama demostró que su corazón también es de oro, con una gesta humanitaria que realizó este sábado por la tarde en la que regaló comida a las personas más necesitadas por diferentes lugares de Managua.

Dalila destinó una parte del premio obtenido en la Gala Olímpica del 2018, para cumplir con una promesa que desde hace rato tenía anidada en su corazón, y que no había podido realizar por falta de recursos.

Este sábado por la tarde, la reina de la jabalina en Centroamérica llevó un bocado de felicidad a niños y personas de la tercera edad, que en su mayoría se mantienen en los principales semáforos de la capital.

“Entregar comida a los niños de la calle y a las personas indigentes que se manejan ahí, era una promesa que yo había hecho desde hace rato. Cuando voy a entrenar siempre me topo con ellos en los semáforos y se me parte el corazón al ver a los niños a los ancianos pidiendo”, afirmó Dalila.

“Se me dio la oportunidad de poder compartir con todas estas personas por lo menos un plato de comida, era algo que yo siempre había querido hacer. Me gustaría poder hacer esta actividad de nuevo”, agregó la atleta.

Plena satisfacción

Dalila recorrió varios de los principales semáforos de la capital, entregando comida a los niños, que recibieron el gesto de la atleta con una sonrisa sincera de agradecimiento.

“Fue algo que disfruté mucho, ver la emoción y la alegría de los niños fue una satisfacción muy grande”, afirma Dalila mientras hace una pausa para asimilar la emoción que evocan esos recuerdos. “El corazón se me hizo chiquito, al ver como los niños se emocionaban al recibir un plato de comida. Le agradezco a mi tía Dalila (Mojica) y a mi hermana Tamara (Rugama), por haberme ayudado a preparar y repartir la comida”, comentó Dalila.

“Fue un recorrido bastante grande, la verdad no fue tan fácil, anduvimos por carretera Norte, Metrocentro, los semáforos de la carretera Masaya, además por el mercado Oriental y el Roberto Huembes, nos tomó casi cuatro horas para poder compartir con los más los necesitaban”, apuntó la atleta.