•   Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Entre las manos de Pablo Andrés Lacayo Holmann los diferentes palos de golf, parece una extensión más de su cuerpo, con este implemento es capaz de hacer viajar largas distancias una pequeña pelota o rodarla en corto, haciendo gala de movimientos plagados de elegancia y naturalidad que rayan en la perfección, algo extraño para un joven de apenas 14 años.  

Con esa habilidad para hacer viajar la pelota o de trabajar con precisión milimétrica cada uno de los retos que le presenta el green, Pablo no deja de cosechar triunfos en cada una de sus presentaciones internacionales.

Este joven prodigio del golf pinolero viene de conquistar el primer lugar en el US-Kids Golf celebrado en Conchal, Costa Rica en 2018, y se estrenó en el 2019 con otro triunfo en el Campeonato Centroamericano Infantil y Juvenil de Golf, realizado en Panamá, “estos eventos muy fuertes”, destacó Yader Jara, entrenador de Pablo Lacayo Holmann.

Pablo Lacayo inició el 2019 con pie derecho.

“Fueron eventos muy exigentes, sin duda me siento muy satisfecho por haber ganado”, afirmó por su parte el joven jugador pinolero.

Pablo Lacayo Holmann ocupó la cima en Panamá con el porcentaje más bajo de golpes en la categoría 13-14 años, al utilizar nada más 293, luego de tres rondas, superando en la contienda a Jorge Reyes de Guatemala (296) y a Samuel Rached de Panamá (300). La división contó con 16 competidores de toda el área.

Mientras que en Costa Rica, el talentoso jugador de golf pinolero registró la mejor actuación por encima de competidores de Centroamérica, México y Estados Unidos, triunfando con 225 golpes, dejando atrás por el puesto de honor a los ticos Felipe Odio  (226) y Allan Fan (241).

“Lo que más destaca en Pablo, es la pasión y la disciplina que tiene por el golf, él entrena todos los días con ganas, es muy perseverante y apegado a trabajar su técnica. Pero, sobre todo, su fortaleza mental es impresionante. La combinación de técnica con la fortaleza mental, es el requisito que todo atleta de golf necesita”, valoró Yader Jara.

Pablo Lacayo inició el 2019 con pie derecho.

Prueba de esa fuerza mental que se requiere para triunfar frente a los 18 hoyos del campo de golf, fue el trabajo que tuvo que realizar Pablo Lacayo Holmann en su más reciente competencia en Panamá, donde para alcanzar el primer lugar, caminaba casi 10 kilómetros por jornadas de hasta cinco horas de juego, durante cuatro días y en todas ellas empujando su carrete con sus palos.

Un jugador completo

Proveniente de una familia apasionada por el golf, Pablo Lacayo Holmann no tardó en enamorarse de este deporte en el que se ha cultivado desde los 6 años, mostrando desde sus inicios un talento y carisma especial.

“El golf no es un deporte fácil, sobre todo para los niños, involucra una armonía necesaria entre mente y cuerpo, requiere mucha técnica y sobre todo mucha fortaleza mental. Pablo es un niño que siempre está tratando de aprender algo nuevo, no muestra temor ante las situaciones diversas de dificultades, es muy apasionado a pegarle a la pelota con control. Para llegar a tener un nivel como el que posee Pablo en este momento, hay que dedicarle alma, vida y corazón a este deporte”, comentó Yader Jara.