• Managua, Nicaragua |
  • |
  • |
  • Edición Impresa

En Veracruz, México, los Leones de León no han encontrado rival que los haga conocer la derrota y marchan con paso firme en la séptima edición de la Serie Latinoamericana, evento en el que participan por primera vez en su historia. Ayer, en el Estadio “Beisborama”, doblegaron con pizarra de 5-3 a los Toros de Panamá, mejorando su récord a tres victorias sin derrotas y enviando una seria advertencia a los Falcons de Argentina y a los Tobis de México, sus próximos rivales antes de cerrar la ronda regular.

El conjunto leonés consiguió imponerse sin mayores complicaciones frente un adversario que reaccionó muy tarde produciendo tres anotaciones en la novena entrada, cuando ya la ventaja nica era lo suficientemente amplia para soportar una arremetida de ese calibre.

La nula producción ofensiva de los canaleros durante las primeras ocho rondas fue producto de la gran labor monticular de Raúl Ruiz, quien trabajó 6.2 episodios en los que no admitió carreras, permitió solo tres hits, ponchó a ocho rivales y otorgó solo una base por bolas, ante de heredarle el montículo a Marcos Frías, quien se encargó de mantener en blanco a los canaleros, cuya única reacción ofensiva fue ante Onassis Sirret.

Bateo oportuno

La historia del encuentro empezó a escribirse así. Los melenudos marcaron su primera carrera en el propio primer episodio, gracias a un doble Marck Joseph, un error de la defensa canalera que le permitió coger base a Maykel Cáseres y un elevado de sacrificio de Dwight Britton. Desde entonces el marcador estuvo 1-0, producto del enderezamiento del abridor panameño Rafael Rodríguez y del dominante accionar de Ruiz.

La pizarra sufrió una nueva modificación hasta en el sexto capítulo, cuando el siempre incidente Keury de la Cruz conectó doblete, avanzó a la antesala por hit de Luis Allen y anotó como resultado de un fly del estadounidense Grant Heyman. Una entrada más tarde, el mismo de la Cruz con un sencillo remolcó a Cáseres con la tercera anotación felina. En el octavo inning, doble del emergente Marvin Martínez impulsó a Heyman con la cuarta y un cañonazo del también emergente Enmanuel Meza puso el 5-0 lapidario.

En su último chance para cambiar la historia del encuentro, los panameños hicieron su mayor esfuerzo, pero no les fue suficiente, pues la base por bolas negociada por Isaías Velásquez y los cuadrangulares consecutivos de Jonathan Rivera y Manuel Rodríguez ante el relevista Onassis Sirret, solo les valieron para establecer el 5-3 definitivo. Ganó Ruiz y salvó Jesús Garrido.

La tropa de Sandor Guido volverá a la acción hoy a las 6:00 p.m. para enfrentar a los Falcons de Argentina.