• Managua, Nicaragua |
  • |
  • |
  • Edición Impresa

En la primera jornada completa del grupo A del Torneo Clasificatorio a los Juegos Panamericanos de Lima 2019, la selección de Nicaragua presentó las dos caras de su moneda. Primero sucumbió 9-3 ante República Dominicana, viendo derrumbarse a su abridor Wilton López y apagarse a casi la totalidad de sus bateadores. Poco más de una hora después, otra Nicaragua, muy distinta de la primera, fue vista derrotar a México 12-4, con su abridor Leonardo Crawford agigantándose durante cinco entradas y su línea ofensiva desatando la furia antes contenida.

Esa combinación de resultados le permite a la selección nacional seguir soñando con asistir a la cita panamericana, lo cual podrá concretarse hoy si consigue derrotar a Brasil, en el juego que se reanudará a partir de las 10:00 a.m., con el marcador 0-0 y Nicaragua bateando en la parte alta del cuarto episodio, sin outs en la pizarra y Elmer Reyes corriendo en la primera base. El zurdo Carlos Téller, el tirador más seguro de la escuadra nacional, será quien se encargue de enfrentar a los brasileños en el duelo de matar o morir.

Sin picheo ni bateo

Ante Dominicana, la selección lució desarmada, con su picheo flaqueante y su bateo apagado, incapaz de generarle preocupación alguna a un rival que por su lado fue implacable. Desde el primer episodio quedó claro que el asunto sería complicado para Nicaragua, pues el abridor Wilton López, cuya inactividad de varios meses le pasó factura, fue sacudido por imparables de Rafael Inoa, Miguel Gómez y el tremendo cuadrangular de Garabez Rosa que movió la pizarra a 3-0. Dos entradas más tarde, Wilton volvió a ser agredido con par de cañonazos, los cuales sumados a un error de Elmer Reyes propiciaron el 4-0 desalentador.

Después del imparable de Wuillians Vásquez en el segundo inning y el hit de Iván Marín en el tercero, fue hasta en el cuarto que Nicaragua metió en apuros al abridor dominicano Leury Gómez, quien permitió la primera anotación nica luego de consentir los hits consecutivos de Elmer Reyes, Vásquez y realizar un lanzamiento descontrolado. Sin embargo, en el siguiente capítulo, el abridor nicaragüense fue nuevamente emboscado, y con dos outs en la pizarra admitió tres indiscutibles seguidos, entre ellos el doblete de Deibinson Romero que remolcó a Garabez Rosa y a Willy García con la quinta y sexta anotación dominicana.

La otra rebelión de la ofensiva pinolera ocurrió en el sexto inning, cuando se hizo cargo del montículo el relevista Atahualpa Severino, quien no tardó mucho, pues tras golpear a Elmer Reyes, recibió un sencillo de Ofilio Castro y el doblete de Javier Robles que acercó a la tropa de Julio Sánchez 6-3. No obstante, en el octavo, Fidencio Flores, quien había hecho un buen trabajo desde su entrada en el sexto por Wilton, salió tras darle base por bolas a Vladimir Frías, recibir un infieldhit de Robelys Reyes y otro cañonazo de Rafael Inoa. En su lugar apareció Wilfredo Pinner, quien fue víctima de los imparables con los que Ronny Paulino y Garabez pusieron el 9-3 definitivo.

Ante México, todo cambió

De la Nicaragua sin picheo ni bateo que deslució ante República Dominicana, solo quedó el recuerdo tras la demostración de furia ofensiva y picheo sobrio contra la selección de México. Todo fue distinto desde el primer episodio, cuando se construyó una ventaja de cuatro carreras gracias a los dobletes de Ismael Munguía, Elmer Reyes, Wuillians Vásquez y el jonrón de Jilton Calderón. Dos rondas más tarde, un pasaporte negociado por Vásquez y un sencillo de Ofilio Castro, más un error del relevista Óscar Félix, propiciaron la quinta anotación de los nicaragüenses. En esa misma entrada, el abridor Leonardo Crawford sufrió el único daño que durante cinco episodios le harían los aztecas. Con un doble de Jason Atondo y un sencillo de Leonardo Germán, los mexicanos se acercaron 5-1.

No obstante, la ofensiva pinolera siguió con su accionar destructivo y sumó una carrera en el cuarto por cañonazos de Munguía y Melvin Novoa, añadió otras dos en el séptimo gracias a doblete de Isaac Benard, hit de Elmer, base por bolas a Ofilio e imparable remolcador del encendido Jilton Calderón. Por su parte, México produjo una carrera en el sexto y otras dos en el episodio número siete, acercándose 8-4 frente al relevista Jorge Bucardo. Sin embargo, la artillería nacional volvió al ataque en la parte alta de la novena entrada, en la que por medio de incogible de Benard, un error que le permitió coger base a Elmer y un triple de Vásquez amplió la ventaja a 10-4, pero eso no fue todo, pues acto seguido, Ofilio e Iván Marín con sus imparables establecieron el 12-4 final.

La victoria fue para Crawford, quien sin tanto alarde y superando las expectativas, logró limitar a una carrera en cinco entradas, a un equipo que venía de producirle 13 anotaciones a los brasileños. El zurdo costeño fue dominante y salvo el tercer episodio, en el que le produjeron la única anotación de su trabajo, no atravesó mayores apuros. Con su dominio y el respaldo ofensivo recibido desde el principio, dio la impresión de tener cuerda para seguir más tiempo en el juego, pero su organización, los Dodgers de Los Ángeles, solo le autorizó tirar cinco episodios, los cuales fueron suficientes para que consiguiera ser figura de la selección.