• Estados Unidos |
  • |
  • |
  • Edición Impresa

No pudo Tom Brady, de accionar irregular, iluminar el planeta en forma de ovoide como se esperaba, pero apoyado en un defensa capaz de frenar las arremetidas del ejército de Atila, obtuvo su sexto anillo en el Super bowl, al imponerse los Patriots 13-3 a los Rams con dos goles de campo y el punto adicional del Stephen Gostkowski, y el touchdown concretado por Sonny Michel.

En un raro Super Bowl, las ofensivas se estuvieron moviendo, tratando de romper cadenas: 0-0 en primer período, 3-0 en el segundo a favor de los Patriots, 3-3 en el tercero también por un gol de campo, y 13-3 al caer el telón por el touchdown y las certeras patadas de Gostkowski, aumentando uno y tres puntos.

Fue de extrema importancia la jugada, en la cual Jason McCourty de los Patriots, impidió un touchdown desequilibrante de Brandon Cooks, en los últimos minutos del tercer tiempo, antes del gol de campo logrado por Zuerlein, galvanizando a los Rams.

Los Patriots igualaron a los Pittsburgh Steelers con más triunfos en el Super Bowl. EFE/END

Gostkowski, certero

El 3-0 favorable a los Patriots en la primera mitad, consecuencia del gol de campo logrado por Stephen Gostkowski, con un trazado de 42 yardas y un tiempo de 3.29 minutos del segundo cuarto, certifica el dominio ejercido por las líneas defensivas, desvaneciendo una clara superioridad de los Patriots en posesión del balón. El mismo Gostkowski, casi siempre certero, había fallado un disparo de 46 yardas, faltando 5.17 minutos del primer cuarto, congelando la posibilidad dorada de tres puntos para el equipo de Nueva Inglaterra.

6  títulos  de Super Bowl suma el equipo de los Patriotas de Nueva Inglaterra en su historia.EFE/END

El “as” Tom Brady, aún con buena protección, se mostró irregular en las proyecciones en la primera parte. Muy temprano cedió una intercepción y más tarde fue capturado, necesitado de más tiempo. Pese a su excedente de voluntad, Brady no pudo alcanzar la brillantez deseada, mientras Julian Edelman se convertía en el jugador más incidente de los Patriots.