• Nicaragua |
  • |
  • |
  • Edición Impresa

Lo que el Barcelona ha conseguido en la llamada “Era Messi”, grafica claramente la incidencia decisiva del genial argentino en el equipo azulgrana. Solo basta un detalle: antes de Messi el Barsa tenía una Champions, y con el hombre de la lámpara capaz de fabricar luz en la oscuridad, ha agregado cuatro coronas europeas.

Es por eso que la ausencia de Messi en el entrenamiento después de ser golpeado frente al Valencia, provocando el temor de una lesión, obliga a cruzar los dedos. Cierto que sin Messi el Barsa logró deshilachar al Real Madrid clavándole 5-1, pero la necesidad de contar con el argentino frente a los retos exigentes que le esperan al equipo de Valverde, es mayúscula.

Se trata de dos juegos con el Real Madrid en la Copa del Rey, los días 6 y 27 de febrero, agregando fines de semana consecutivos en la Liga contra el Bilbao y el Valladolid, y los duelos de octavos en la Champions con el Olympique de Lyon, reciente vencedor del Paris Saint German por 2-1, resultado que debe tomarse como una advertencia…

Considerando que el Real Madrid en etapa de restauración está mostrando un crecimiento llamativo con el impulso de Benzema, el liderazgo orientador de Modric y la presencia de Ramos, más los aportes de Vinicius, las batallas de la Copa serán fieramente disputadas, y si Messi no juega, el sufrimiento del Barsa se va a multiplicar.

Figura clave

Apunta el francés Mbappé que cuando pierdes a tu “as”, es obvio que el rendimiento se ve agrietado. “La falta de Neymar afectó mucho en el funcionamiento, como afectaría al Juventus no disponer de Cristiano y al Barcelona entrar a la cancha sin Messi”, dijo el excepcional jugador del París Saint German, frente a la fatalidad de ver quebrarse el tridente ofensivo, al no estar Neymar en la línea de fuego como factor desequilibrante, y ejecutor de efectivos remates…Un juego sin Messi, se puede resolver como aquel contra el Real Madrid, pero una serie de juegos, combinando Copa, Liga y Champions, obliga a cruzar los dedos, en espera que el argentino salte a la cancha en pie de guerra.