• Liverpool, Inglaterra |
  • |
  • |
  • AFP

El Bayern Múnich logró un valioso empate (0-0) en campo del Liverpool, este martes en el partido de ida de octavos de final de la Liga de Campeones, aunque sigue sin ganar en Anfield.

El Bayern apostó por dar la iniciativa al Liverpool. El técnico del equipo inglés, Jurgen Klopp, apostó por un 4-3-3, con Mohamed Salah, Roberto Firmino y Sadio Mané en punta.

Lea: La falta de puntería deja al Barcelona con un peligroso 0-0 para el Camp Nou

El Bayern Múnich, por su parte, decidió dejar un poco más solo a Robert Lewandowski en ataque, aunque respaldado unos metros más atrás por James Rodríguez, Kingsley Coman y Serge Gnabry.

Los españoles Thiago Alcántara y Javi Martínez apoyaban en la medular a esos jugadores de mayor corte ofensivo.

También: Ronaldo regresa a Madrid en Champions, el City visita al Schalke

Pero los Reds, a los que el público de Anfield llevaba en volandas, dominaron casi toda la primera parte, con ocasiones de Salah, por partida doble, Mané, Naby Keita y Joel Matip.

"Fue una gran batalla. Tuvimos las mejores ocasiones. No es el resultado soñado, pero es bueno. Podemos trabajar a partir de esto", señaló el técnico alemán del Liverpool, Jurgen Klopp.

Fanáticos del Bayern animando a su equipo después de un partido de ida de la ronda 16 de la Liga de Campeones de la UEFA. EFE/END

Kimmich se pierde la vuelta

La peor noticia para el Bayern fue que su lateral derecho, Joshua Kimmich, recibió una tarjeta amarilla mediada la primera parte, que le hará perderse el partido de vuelta con el Bayern en Múnich, el 13 de marzo.

El Bayern asistía impotente a las continuas llegadas del Liverpool, en las que Firmino aparecía como invitado de las acciones peligrosas de sus compañeros, ya que se dejó ver poco el brasileño.

El equipo alemán, por su parte, apenas inquietó, con un Lewandowski apagado, llevando peligro en solo dos acciones que protagonizaron Coman y Gnabry.

Joshua Kimmich (d) del Bayern en acción ante Georginio Wijnaldum (i) de Liverpool, durante un partido de ida de la ronda 16 de la Liga de Campeones de la UEFA. EFE/END

En la segunda parte, el Bayern pareció adelantar un poco sus líneas. Javi Martínez se situó más cerca de los hombres de ataque, lo que permitió a su vez que James Rodríguez y Gnabry estuvieran más sueltos, con más libertad, con los avances del español.

Y fue de nuevo Gnabry quien gozó de dos buenas ocasiones en el primer cuarto de hora de la segunda parte.

De interés: Jürgen Klopp se atraviesa una vez más en el camino del Bayern

"Merecimos el gol, pero nos llevamos el empate. Ahora necesitamos terminar el trabajo en Múnich", indicó el técnico croata del Bayern, Niko Kovac.

El Liverpool volvió pronto a tomar el mando del partido y prodigar sus llegadas, aunque con menos peligro que en la primera mitad.

Ante el gris partido de Firmino, Jurgen Klopp lo sustituyó a falta de un cuarto de hora. El brasileño y Keita dejaron su lugar a James Milner y a Divock Origi.

Jürgen Klopp, entrenador del Liverpool. EFE/END

Crítico Klopp

"No fue el partido que recordaremos durante 20 años", señaló, crítico, Klopp.

"Lo positivo es que el resultado no es malo, el mejor entre los empates. Podemos jugar mejor y debemos jugar mejor", añadió.

Lea además: Sobrevivió el Real Madrid

El Bayern también movió el banquillo en los últimos minutos al dejar su plaza Coman a su compatriota Franck Ribery (82), mientras que James Rodríguez era sustituido por Renato Sanches (87) y Gnabry por Rafinha en el descuento.

Pero la mejor ocasión la tuvo el Liverpool en los instantes finales con un remate de Mané, que sacó con dificultades el portero Manuel Neuer.

"Sabíamos que tenían muy buenos delanteros. Hemos defendido bien, de forma compacta. Es una pena no haber marcado un gol fuera de casa. Pero no está tan mal, ya que jugamos la vuelta en Múnich sin haber encajado ningún gol", señaló el portero del Bayern, Manuel Neuer.

El Bayern al final logró un empate que le da buenas perspectivas de cara al partido de vuelta, aunque sigue sin ganar en Liverpool, cosechando su tercer empate sin goles en Anfield, tras lograr ese resultado en segunda ronda de la Recopa de Europa en 1971/72 y en semifinales de la Copa de Europa, antigua Champions, de 1981.

También: Real Madrid y Tottenham ponen pie y medio en cuartos de Champions

En cuartos de final de la Copa de Ferias, primera denominación de la Europa League, el Liverpool ganó 3-0 en Anfield.

Para consuelo del Liverpool, en su único enfrentamiento anterior en Champions, en una semifinal de la entonces llamada Copa de Europa, en 1981, los Reds se clasificaron al empatar 1-1 en Múnich en la vuelta, tras el 0-0 de Anfield.