•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Desde el minuto 27 y hasta el 60, la selección de Nicaragua acarició el triunfo en el tope amistoso contra Bolivia, una selección ante la que no se registran victorias. Es más, en los primeros 45 minutos, el combinado nacional dominaba el encuentro y también el marcador 0-2. Sin embargo, minutos antes del medio tiempo, los bolivianos marcaron su primer tanto y desde entonces se adueñaron también del partido, hasta forzar el empate definitivo en la segunda parte. 

Durante la primera mitad, el combinado nicaragüense mostró un futbol propositivo, con el que fue capaz de generar ciertas opciones de riesgo en la cabaña rival, como la del minuto 16, cuando el nacionalizado Jorge Betancurt, tras un desborde por la banda izquierda quedó solo frente el portero boliviano, sin poder concretar la anotación. 

Fue en el minuto 27 que Nicaragua abrió el marcador en el Estadio Bicentenario de Villa Tunari, de Cochabamba,  donde se hizo presente el presidente boliviano, Evo Morales. La anotación fue un autogol, pero la jugada con la que Carlos Chavarría lo provocó fue de muy buena manufactura. “Chava” desbordó por el carril derecho, se burló de un adversario con un enganche de lujo y metiéndose al área con gran clase envió un balón rasante, el cual antes de ser tocado por otro atacante pinolero, fue desviado por un defensor rival para el 0-1.

Doce minutos más tarde, la selección nacional amplió su ventaja a dos, gracias al tanto marcado por Armando Goufas, quien de esta forma se estrenó como goleador de la Azul y Blanco. 

Bolivia toma las riendas

Apenas 120 segundos después, Ramiro Vaca recibió un pase dentro del área, burló a la defensa nica y disparó con puntería hacia la cabaña defendida por Justo Lorente, quien poco tuvo que hacer ante la amenaza boliviana. Así se marcó el 1-2. 

Tras el medio tiempo, el dominio del balón fue para Bolivia, que constantemente generaba llegadas de peligro a la portería de los nicaragüenses, cuya defensa lucía desorientada. De tanto presionar, la oportunidad le llegó a los suramericanos, gracias a que intentando despejar un centro, Manuel Rosas y Josué Quijano con cabezazos consecutivos les dieron el tanto del empate. Eso fue aproximadamente media hora antes del final y desde entonces no hubo de parte de ninguno de los dos equipos una jugada que pueda catalogarse de muy clara opción de gol. 

Así jugó Nicaragua un importante partido amistoso de cara a su duelo del próximo 24 de marzo ante Barbados, en la última fase de la Liga de Naciones de Concacaf  y con la mira puesta en la clasificación a la Copa Oro.