•  |
  •  |
  • END

Apagado en la última temporada y media, difuminado en el último clásico y criticado por la afición, Ronaldinho ha optado por no dar coartada al Barcelona y aplicarse en su peor momento deportivo. Así, al contrario de lo que hizo en 2004 y la temporada pasada, llegó a primera hora al entrenamiento de la tarde. Se esmera el brasileño en un periodo delicado, en el que el Barça aspira a escuchar ofertas por el jugador al tiempo que algunos de los clubes más potentes de Europa, como el Milan y el Chelsea, se replantean ficharle.

La directiva azulgrana espera el informe técnico sobre el equipo para decidir.

Los cinco días de asueto, las vacaciones invernales más cortas desde que Frank Rijkaard llegó al banquillo azulgrana, han dado para mucho en el asunto Ronaldinho. Entre otras razones, porque el vicepresidente y director administrativo del Milan, Adriano Galliani, ha estado en Brasil. “Está de vacaciones”, dijeron en el club italiano.

Los medios de aquel país coinciden en que si Galliani se mueve “es por algo”; “si no, iría Ariedo Braida, el director deportivo”. Pero nadie les vio juntos y ninguno confirma el encuentro entre el directivo y el famoso número 10 del Barcelona. “Es una locura”, responde Ernesto Bronzetti, consejero de mercado del club italiano, desde Milan; “Galliani estuvo en Río de vacaciones”. Aunque deja su coletilla: “A mí, el Milán no me ha dado órdenes de moverme, pero eso no quiere decir que el club no esté interesado en el jugador con vistas al próximo verano”.

El pasado julio, el Chelsea solicitó al Barça tener una opción preferencial o el turno conveniente para poder ofertar por Ronaldinho. Pero, según el entorno del futbolista, la elección pasa por Milán. De ahí, el revuelo mediático, las portadas en los diarios italianos y la presencia en el día de ayer de periodistas italianos en el Camp Nou.

“Ronaldinho es el capricho del presidente, Silvio Berlusconi”, apuntan desde el club milanista; “pero tanto Ancelotti (Carlo, el entrenador) como Galliani prefieren a un delantero que defina, porque atrás ya está Kaká”.

El Milán necesita vender antes de afrontar el fichaje de Ronaldinho. La partida de Ronaldo parece tan próxima como la llegada en enero de Pato, al tiempo que se especula con un trueque, con dinero de por medio, entre Gilardino y Frey (Fiorentina).

Rodeado de sus amigos brasileños en el vestuario azulgrana, Ronaldinho se entrenó ayer a ritmo ligero: calentamiento, rondos con un pique sano con Sylvinho y carrera continua junto a Deco y Henry. Luego, a causa del largo viaje desde Brasil, abandonó el césped junto con Deco. Y la afición le dispensó tantos /flashes/ como aplausos. A la sesión faltó Eto’o, con permiso.

Mientras tanto, la directiva se marca un periodo de reflexión. Aguarda las explicaciones de los técnicos sobre los males del equipo para decidirse. La continuidad de Ronaldinho es complicada, pero no se sabe la fecha de su partida.