• Nicaragua |
  • |
  • |
  • Edición Impresa

Después de su debut perfecto con los Medias Rojas de Boston dominando a tres bateadores de los Yanquis de Nueva York, el paso del nicaragüense Erasmo Ramírez en el Spring Training 2019 ha sido un calvario: primero flaqueó permitiendo dos cuadrangulares ante los Rays de Tampa Bay, y luego falló admitiendo dos carreras limpias y otro jonrón frente a los Gemelos de Minnesota, mismo equipo ante el que ayer trabajó dos episodios en los que recibió cuatro hits, entre ellos dos dobletes y consintió dos carreras que desmejoraron su efectividad a 7.71.

Desde el inicio la jornada fue gris para Erasmo, quien lejos está de ser considerado una pieza de gran utilidad para una organización que pretende retener el título de la Serie Mundial. Apenas enfrentó a dos bateadores y ya tenía una carrera en su contra.

Erasmo sigue sin responder a las expectativas. Archivo/END

El nica entró en el cuarto capítulo en relevo de Brandon Workman, solo para que Adam Rosales lo recibiera con sencillo, y de inmediato Luke Raley lo estremeciera con un doblete que amplió la ventaja de los Gemelos a 5-1.

Luego pareció reaccionar y cambiar el rumbo de su trabajo, pues dominó en línea a las paradas cortas a Willians Astudillo, obligó a batear un roletazo a la misma zona a Jonathan Schoop y ponchó a C.J. Cron.

Otro desliz

Sin embargo, en el quinto capítulo volvió a meterse en complicaciones y una vez más lo pagó caro. El primer bateador de la tanda, Jake Cave, le conectó un imparable a la región del jardín central, y aunque de inmediato dio la impresión de poner todo en su lugar, retirando en fila a Ronald Torreyes y Lucas Duda, siguió con su mal proceder poniendo a un segundo corredor en circulación con pelotazo a LaMonte Wade.

En ese contexto apareció nuevamente Rosales, quien con un doblete por el izquierdo movió la pizarra a 6-1. Al instante, Erasmo recibió en el montículo la visita del entrenador de picheo, y acto seguido, cerró su actuación ponchando a Raley.

Erasmo sigue sin responder a las expectativas. Archivo/END

En general, el picheo de Boston lució mal ayer, y prueba de ello es el marcador final de 12-1. Erasmo, que no escapó al castigo sufrido por su equipo, dejó su promedio de carreras limpias permitidas en 7.71 por seis anotaciones en siete innings lanzados, mismo recorrido en el que poncha a 10 bateadores, recibe 3 jonrones y aún no otorga bases por bolas.