•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Con la fogosidad y el cañoneo de Cristiano Ronaldo, el Juventus de Turín espera poder salir del ataúd hoy frente al Atlético de Madrid, un equipo experto en apretar tuercas y defender ventajas, como el 2-0 edificado en el Wanda, dejando al planeta futbol con sus ojos desmesuradamente abiertos, no producto de la incredulidad, porque la tropa de Simeone hubiera sido capaz de resistir en Las Termópilas, sino por el asombro que provoca una demostración de superioridad, desembocando en un triunfo incuestionable. Después de las eliminaciones del Real Madrid y el Paris Saint Germain frente al joven e irreverente Ajax, y el sorprendente Manchester United, que no se percató de tantas ausencias significativas, entre ellas la de Paul Pogba, ver en peligro de descarte al Juventus previamente máximo favorito con el agregado de Cristiano, y también al Barcelona que recibe el miércoles en el Nou Camp al Lyon, que fue capaz de forzar un 0-0 como local, hace sonar las alarmas. 

Sería un cataclismo

Cuatro de los equipos favoritos “decapitados” tan temprano, en los octavos de final, sería enloquecedor, esperando también en las puertas del cementerio, al perdedor entre el Liverpool inglés y el Bayern alemán. ¿Cuándo fue la última vez que cinco equipos de ese tamaño no tuvieron tiempo de montar en sus caballos para seguir abriéndose paso? Quizás en tiempo de los Césares, sin pretender exagerar…El analisis previo a esta Champions fue tan sencillo como directo: si el Juventus en los años recientes había llegado a ser finalista impresionando, logrando incluso borrar al Barcelona de Messi, con un gran Dybala, al agregar a Cristiano, un ganador de cinco trofeos y el más grande goleador de todos los tiempos, capaz de mover montañas, su propósito era la coronación. Sin embargo, aunque tiene la Liga italiana bajo control, el equipo falló en la Copa casera y flaqueó dos veces en su grupo clasificatorio. La derrota por 0-2 ante el Atlético de Madrid lo ha empujado a la orilla del abismo, considerando que el equipo d
e Simeone, dispone de jugadores, sabe morder y le sobran agallas.

Evitar gol en contra

No haber marcado en Madrid, agranda el riesgo del Juventus, obligado a mantener sin goles al Atlético, cuya agilidad en las contras no depende solo de Griezmann, sino de los desbordes de quienes se mueven a su alrededor. Un gol en contra, prácticamente liquida al Juventus, obligado a ir más allá del 3-1, frente a un equipo de rigurosa defensa, y con un gran arquero como es Oblak, que hace ver su cabaña del tamaño minúsculo del ojo de una aguja. El 3-1 elimina al Juventus, y aunque existe el precedente del Dortmund que le clavó cuatro al Atlético, esa cantidad parece improbable en un duelo de este tipo, aún para el equipo italiano. ¿Cómo salirse del ataúd al pie de la fosa? Esa es la gran intriga que aguijonea al Juventus, un equipo bien armado alrededor de Cristiano con los aportes de Pjanic, DyBala, Mandzukic, Emre Can, Chiellini y Bonucci. Pero, ¿qué decir de este Atlético galvanizado por la ventaja conseguida y lo suficientemente fortalecido, sobre todo atrás para neutralizar embestidas? Ya veremos cuando 
suene el silbato y todos crucemos dedos.