•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Es un poco complicado encontrar aspectos positivos tras la última apertura de Jonathan Loáisiga en el Spring Training, aunque el mánager de los Yanquis, Aaron Boone, miró con otros ojos lo que ocurrió en el terreno.

El derecho pinolero subió a la colina el martes para enfrentar a los Orioles de Baltimore con un trabajo que deja poco espacio a los halagos, tras laborar dos entradas, de seis carreras, cinco limpias, que dispararon su efectividad a 10.00. Al final los Yanquis terminaron imponiéndose 8-7, lo que salvó a Loáisiga de la derrota.

“Creo que a veces cuando se atrasa en el conteo, va con envíos un poco más duros, y piensa que tiene que hacer el mejor lanzamiento en lugar de confiar que todavía puede lanzar más pelotas al home”, afirmó Boone, en declaraciones que recoge el periódico New York Post.

“Traté de competir en el juego con mis picheos pero a veces las cosas no salen como un quiere, si mejoro el comando de la recta será mucho mejor para los próximas dos salidas”, apuntó por su parte el lanzador nica tras el juego, a los medios que siguen a los Yanquis.

Boone destacó que Loáisiga sigue en la lucha por uno de los dos puestos vacantes en la rotación, que se abrieron por las lesiones de Luis Severino y C.C Sabathia. Además corren por esos sitios Luis Cessa y Domingo German.

Cheslor de 2-1, Erasmo ante los Yanquis

En tanto Erasmo Ramírez fue confirmado en el grupo de lanzadores que tendrán actividad en el partido de los Medias Rojas de Boston, contra los Yanquis de Nueva York el viernes.

Erasmo, quien lucha por abrirse espacio en el cuerpo de relevistas de Boston, tiró una entrada el martes en la derrota de su equipo 4-3 ante los Tigres de Detroit. Durante ese encuentro el pinolero caminó una entrada perfecta con un ponche, para dejar su efectividad en 6.75.

Por su parte, Cheslor Cuthbert, tuvo actividad este miércoles con los Reales de Kansas City, que vencieron 17-7 a los Indios de Cleveland. El artillero pinolero entró de emergente y en dos turnos ligó un imparable con un ponche, para dejar su promedio en .333.