•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Web

A casi dos semanas para que se den por terminado los entrenamientos primaverales y se abra el telón de la temporada regular del beisbol de Grandes Ligas, el panorama luce gris para los tiradores nicaragüenses Jonathan Loáisiga y Erasmo Ramírez, quienes durante los últimos días han estado batallando por un cupo en el staff de lanzadores de los Yanquis de Nueva York y los Medias Rojas de Boston, respectivamente, sin haber conseguido hasta ahora una actuación que los coloque como seguros miembros del roster con el que sus franquicias arrancarán la campaña.

De los dos, el que más posibilidades tiene es Loáisiga, aunque sus números no sean una carta de presentación favorable, pues luego de haber participado en cuatro juegos, tres de ellos como abridor, su récord es de una victoria con una derrota y su efectividad se ha elevado hasta 10.00, como resultado de permitir 10 carreras limpias en nueve innings lanzados. En dicho recorrido ha consentido nueve hits (2 jonrones), ha otorgado seis bases por bolas y a 11 rivales los ha retirado por la vía del ponche.

El pistolero nicaragüense no ha lucido bien en sus últimas salidas. Archivo/END

Pese a esos números que  no son de impacto, el mánager de los Yanquis, Aaron Boone, no ha emitido comentarios negativos sobre el nicaragüense, al contrario, ha dejado claro que confía en él. Además, el receptor Austin Romine ha manifestado que en cuanto al manejo de sus picheos, el pinolero ha estado bien. Esto es un punto a favor de Jonathan, pues en el Spring Training, en gran parte de los casos, el análisis de cómo un lanzador se ha desarrollado en cada una de sus salidas (esto es manejo de sus recursos y de las diversas circunstancias del juego) está por encima de las estadísticas.

El factor competencia

El asunto es que Jonathan, el prospecto número dos de los Yanquis y el primero en materia de picheo, tiene como rivales a dos tiradores que están luciendo bien desde cualquier punto de vista. Se trata del dominicano Domingo Germán y del mexicano Luis Cessa, con quienes el nica está fajándose en una férrea lucha, cuyos ganadores se quedarán con las vacantes que por problemas de salud y por lo menos durante las primeras semanas de la campaña dejarán los estelares Luis Severino y C.C. Sabathia.

Germán, quien ayer venció a Boston para poner su récord en 1-1 tras dos salidas como relevista y dos como abridor, presenta una efectividad de 1.54 gracias a que en 11.2 episodios solo admite dos carreras limpias. Además, no permite cuadrangulares, apenas otorga dos bases por bolas y poncha a 18 bateadores. Sin dudas, sus números hablan de un lanzador con excelentes proyecciones para este año.

Por su lado, Luis Cessa también está haciendo un gran trabajo y sus registros lo dejan bien claro. Tiene balance de una victoria sin derrotas en cuatro juegos, entre ellos tres como abridor, su efectividad es de 0.69 como resultado de permitir solo una carrera limpia en 13 entradas, mismas en las que solo da un boleto y poncha a 13 adversarios.    

Erasmo Ramírez no la ha pasado bien con los Medias Rojas de Boston. Archivo/END

De tal manera que Jonathan Loáisiga deberá mejorar mucho en su próxima salida, para seguir vigente en la lucha por un puesto en la rotación de los legendarios Yanquis de Nueva York.

El caso de Erasmo Ramírez

Para Erasmo, todo parece muy complicado, principalmente porque a su status de jugador no incluido en el roster de cuarenta, le ha sumado un Spring Training de cifras pobres. Tras su actuación de ayer de tres carreras en dos episodios ante los Yanquis de Nueva York, dejó su efectividad en 5.40 por recibir seis carreras limpias en 10 innings lanzados. En ese trayecto le conectan 12 imparables, entre ellos 3 jonrones, poncha a 12 rivales y solo otorga una base por bolas.

Erasmo no ha podido sacarle un máximo provecho a lo mal que ha lucido el bullpen de Boston, sino que se ha contagiado del mismo problema. Es probable que le quede una o dos salidas en lo que resta de los entrenamientos primaverales, por lo que deberá apretar el acelerador, aunque desde ya no entra en los planes de ninguno de los especialistas que se han atrevido a diseñar cómo será el roster de los actuales campeones de la Serie Mundial.

Así que prácticamente descartado del equipo grande, lo mejor que podría pasarle a Erasmo es que la organización decida enviarlo a la sucursal de Triple A, desde donde él ha manifestado no tendría problemas para seguir batallando por un puesto en el conjunto mayor.