• Managua, Nicaragua |
  • |
  • |
  • Edición Impresa

El sorteo para conocer los cruces de los cuartos de final en la Champions 2018-2019, dejó dibujada con pincelazos de Dalí, la posibilidad de ver enfrentarse a los dos mejores jugadores del planeta, Cristiano Ronaldo y Lionel Messi. Naturalmente, tratándose de un torneo cargados de tantas exigencias y expuesto a sorpresas de todo tamaño, como ver eliminados al Real Madrid y el París Saint Germán, y ser asombrados por la resurrección del Juventus, esto es solo un consideración, pero viable de acuerdo al trazado en busca de la grandeza. La explosión de Cristiano sacando del pozo de las serpientes al Juventus con sus tres goles, sepultando al Atlético de Madrid, y la nueva demostración de destreza de Messi con par de goles y dos asistencias, frustrando al Olympique de Lyon, después de un preocupante 0-0, aseguraron la proyección de sus equipos a los cuartos.

Nada es fácil

Ninguno de los caminos hacia la final en el Wanda el 1 de junio está pavimentado. El Juventus con todo su poderío, madurez y profundidad ofensiva, jefeado por Cristiano, enfrenta al joven, atrevido y altamente peligroso Ajax de Holanda, que lució mejor que el Real Madrid en las dos batallas aunque perdió la primera 2-1 afectado por la mala suerte, en tanto, el Barcelona se medirá con el Manchester United, inesperado decapitador del París Saint German, que tenía a Mbappé, pero no a Neymar. Lo sorprendente es que cada uno de los duelos, con y sin bajas estimables, el United se vio inferior, pero el Barsa, aun siendo un ganador constante, finalista en la Copa del Rey, líder amplio en la Liga y único equipo español metido en cuartos de la Champions, se ha visto irregular, excepto en la incidencia de Messi. Al momento de vaticinar no hay forma de dudar del Barcelona y el Juventus.

Cristiano Ronaldo. AFP/END

Diez años después

De ocurrir esto, en las semifinales, el Juventus se encontrará con el sobreviviente entre el Manchester City de Guardiola, con la mejor versión del Kun Agüero, y el ágil Tottenham de Harry Kane, mientras el equipo azulgrana, tomará el reto del vencedor entre el Liverpool inglés buscando su segunda final seguida, y el Oporto de Portugal, ganador de Champions hace largo rato manejado por Mourinho… Lo probable serían enfrentamientos complicados Juventus-City y Barcelona-Liverpool. Como decíamos líneas atrás, no hay factor de seguridad, pero es lo que salta a la vista en la bola de vidrio, concediéndole menos posibilidades a una final entre equipos ingleses. La única vez que Cristiano y Messi se han fajado en una final fue en el 2009 en Roma, con el Barcelona imponiéndose al United, aprovechando goles de Eto´o y Messi, raramente de cabeza. Esa es la final que el mundo desea.