•   Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

De nueva cuenta, el indeclinable tirador rivense Erasmo Ramírez está frente a un reto que pondrá a prueba su capacidad de resurgimiento.

Esta vez, tras haber sido descartado como un aspirante a formar parte del equipo grande de Boston por no haber logrado un buen desempeño en el Spring Training, la organización decidió reasignarlo como abridor del equipo Medias Rojas de Pawtucket en Triple A, categoría desde la cual buscará forjar estadísticas sólidas, que lo conviertan en una opción del club para cuando se abra algún espacio en el staff de lanzadores en la MLB. 

Erasmo Ramírez no pudo convencer a los Medias Rojas de dejarlo en el equipo grande. Archivo/END

“En Triple A seré abridor”, dijo Erasmo Ramírez a El Nuevo Diario, horas después que los Medias Rojas de Boston publicaran en sus cuentas oficiales de redes sociales, la lista de once jugadores que serían reasignados a Ligas Menores, entre ellos el carabinero nica.  “Gracias a Dios estoy saludable, por lo que considero que puedo seguir luchando por un puesto en el equipo grande. Solo debo hacer algunos ajustes a la hora de ejecutar mis picheos”, comentó el sureño, para quien no debe resultar extraño ser nuevamente desafiado por el destino.

No aprobó

Erasmo firmó un contrato de Ligas Menores con invitación a los entrenamientos primaverales con los Medias Rojas, el 18 de diciembre del año pasado, luego que los Marineros de Seattle lo dejaran fuera de la organización. Lastimosamente no pudo convencer a los actuales campeones de su utilidad.

“Tenía esperanzas de estar con el equipo en MLB, pero en el proceso de poner mi brazo a tono y hacer ajustes en mi repertorio de lanzamientos me conectaron batazos muy fuertes, y como ellos (Boston) no tienen mucho tiempo para decidir a quién dejar  y a quién no, comenzaron rápido a mover gente a Ligas Menores, incluyéndome”, contó el rivense.

Erasmo Ramírez no pudo convencer a los Medias Rojas de dejarlo en el equipo grande. Archivo/END

Ramírez participó en seis juegos con Boston en el Spring Training 2019, acumulando 10 episodios de labor como relevista. En total admitió 10 imparables, de los cuales tres fueron jonrones, permitió seis carreras limpias y forjó una efectividad de 5.40. No obtuvo triunfos ni derrotas, dio solo una base por bolas y ponchó a 12 adversarios.

Estos números, sumados al fuerte nivel de competencia en una de las organizaciones más emblemáticas del mejor beisbol del mundo, hicieron muy difícil la permanencia de Erasmo como candidato a iniciar la campaña en la MLB.

Oportunidad clave

Si todavía sueña con la posibilidad de volver al máximo escenario del beisbol mundial, Erasmo Ramírez, quien ayer mismo entrenó con los Medias Rojas de Pawtucket, está obligado a mostrarse como un lanzador todavía vigente y con recursos suficientes para establecerse.

Para esto, la ruta es mantenerse saludable, construir números sobresalientes en Triple A y aprovechar cada espacio que por lesión o por cualquier otra circunstancia pueda abrirse en el staff de Boston a lo largo de la temporada. 

Erasmo Ramírez no pudo convencer a los Medias Rojas de dejarlo en el equipo grande. Archivo/END

Le urge, por lo tanto, hacer los ajustes para superar las deficiencias mostradas en el Spring Training y lograr trabajos que le permiten ganarse la confianza plena de la organización. De tal manera que el futuro de su carrera está otra vez en sus manos.