•   Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Web

Después de cuatro episodios lanzados ante los Filis de Filadelfia en la su última apertura del spring training 2019, el nicaragüense Jonathan Loáisiga puede jactarse de haber forjado su actuación de más ponches propinados en la actual primavera con siete, aunque no de haber conseguido la victoria, pues salió dejando el juego perdido 2-1 como resultado de haber admitido dos cuadrangulares, sin embargo, para su fortuna, la ofensiva de los Yanquis de Nueva York entró en acción y le dio vuelta a la pizarra, dejándolo sin decisión.

De esta manera, el tirador capitalino mantuvo su balance en dos victorias con una derrota y mejoró su efectividad de 7.50 a 6.75, un dato que es resultado de permitir 12 carreras limpias en 16 episodios lanzados, mismo recorrido en el que le conectan 13 hits, entre ellos 4 jonrones, otorga siete bases por bolas, poncha a 18 adversarios y los contrarios le batean para 220 puntos. Todo esto en seis partidos, cinco de los cuales como abridor.

El lanzador nicaragüense tiene efectividad de 6.75. Archivo/END

Loáisiga ahora solo está a la espera de lo que decidan los Yanquis sobre su futuro, si dejarlo en la rotación para el inicio de la temporada o enviarlo a la sucursal Triple A. Durante el spring training, el pinolero se fajado en una recia batalla con el dominicano Domingo Germán y el mexicano Luis Cessa por los puestos dejados en el staff de abridores por Luis Severino y C.C. Sabathia, quienes están lesionados.

Episodio por episodio

Jonathan empezó su faena ponchando a Scott Fingery, pero de inmediato, el segundo bateador de los Filis, el venezolano Odubel Herrera, quien el año pasado disparó 22 cuadrangulares, lo sacudió con un trancazo de cuatro bases por la zona del jardín derecho. Eso pareció no desenfocar a Loáisiga, pues cerró el inning dominando en elevado a Maikel Franco y ponchando a Nick Williams.

Para la segunda entrada, el derecho de Las Sierritas lució categórico al retirar en fila a Aaron Altherr, a Gift Ngoepe y a Sean Rodríguez, siendo el segundo de estos la víctima del tercer ponche de Loáisiga. Un episodio más tarde dominó en fly al bosque central a Shane Robinson y ponchó con solo tres envíos a Rob Brantly, sin embargo, antes de tomar venganza ponchando a Herrera para acabar el inning, el primer bate Fingery logró descifrarlo con tal poder que le conectó el segundo jonrón del juego, poniendo la pizarra 2-0.

Cheslor Cuthbert se está luciendo en el spring training. Archivo/END

Fue entonces que apareció la primera reacción ofensiva de los Yanquis, con Giancarlo Stanton ligando un cuadrangular que estrechó el marcador 2-1. El nica apareció en la cuarta entrada, y aunque tras haber dominado a Franco y a Williams, Altherr le dio sencillo, cerró su faena ponchando a Ngoepe. Una ronda más tarde, Stanton lo salvó de cargar con la derrota dándole vuelta a la pizarra con un jonrón de dos carreras. Al final, el equipo de Nueva York se impuso con score de 6-3.

Cheslor batea .391

En la paliza que los Reales de Kansas City le propinaron con pizarra de 15-3 a los Gigantes de San Francisco, el costeño Cheslor Cuthbert apareció como suplente en el sexto capítulo, en sustitución del antesalista Humberto Arteaga.

Como séptimo en el orden al bate, Cheslor conectó dos imparables en dos turnos al bate. Su primer cañonazo fue un doblete al jardín izquierdo y el segundo un sencillo a la pradera central, con lo que elevó su promedio ofensivo a .391.

El nica ha conectado 18 hits en 46 turnos al bate, y suma además seis carreras impulsadas y siete anotadas. Entre sus indiscutibles aparecen tres dobletes.

Cheslor está batallando para que los Reales lo incluyan en el roster de 40 y le den la oportunidad de iniciar la temporada en el mejor beisbol del mundo.