•   Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Fue un error de cálculo que le ha resultado muy costoso al “Dinosaurio” LeBron James: quedar fuera de los play off por vez primera desde la temporada del 2005-2006.

El jugador acostumbrado a moverse en la esfera de la espectacularidad, con presencia en ocho finales, incluyendo las últimas siete con el Heat de Miami y los Cavaliers de Cleveland, obteniendo tres banderines y asegurando seis lideratos en anotación, ha quedado reducido a una butaca frente al televisor en este 2019.

Su confianza en el crecimiento y la proyección de jóvenes leones terminó erosionando, y el equipo de tanta historia fracasa por sexta campaña consecutiva en avanzar a la postemporada.

Frustrante para LeBron que con 27.4 de promedio en puntos, 8.5 en rebotes y 8.1 en asistencias, cifras acorde con sus antecedentes, pese a la nueva responsabilidad de comenzar a guiar hacia la madurez a esta chavalada de Kuzma, Ball, Ingram y Hart, podría estar pensando que no tomó la mejor decisión cuando descartó posibilidades con equipos de alto nivel competitivo.

La lesión golpeó el futuro

Fue factor de mayúscula incidencia en el corte de impulso de los Lakers, los 18 juegos que se perdió LeBron, consecuencia de la lesión en la ingle de su pierna izquierda sufrida el 25 de diciembre en un duelo con los temibles Warriors, que terminó en victoria del equipo de James 127-101. Aún limitado a solo 21 minutos en la cancha, LeBron marcó 17 puntos con 13 rebotes y 5 asistencias, mostrando su importancia.

En ese momento, el futuro inmediato de los Lakers quedó golpeado como lo demuestra el balance de 6-12 sin el “as” después de haber mostrado una llamativa recuperación. En esa situación, los Lakers se encuentran con un serio inconveniente, y es que los chavalos no funcionaban al mismo tiempo, sino que se turnaban entre cortocircuitos.

Hay que considerar que Kyle Kuzma de 23 años, Lonzo Ball de 21 y Josh Hart de 23, estaban atravesando su segunda temporada y que Brandon Ingram de 22, apenas su tercera, en tanto Kenta Caldwell con 26, multiplicaba esfuerzos. En el inicio de la temporada, James parecía un profesor orientando a los alumnos. Solo le hizo falta la pizarra y el crayón.

Cabalgando casi solo

¿Se imaginan a LeBron con los equipos de Boston y Filadelfia, y no se diga con Houston? A su edad, 34 años, estaría adentro en la postemporada y con cierto factor de seguridad de seguir mostrando sus portentosas facultades en una final de Conferencia. Pero decidió tomar el riesgo con un equipo de soporte juvenil, necesitado de experiencia, que no logró el crecimiento requerido, oscurecido con balance de 31-41, fuera de combate.

El veterano Rajon Rondo no pudo contribuir lo suficiente y aunque JeVale McGee cumplió, LeBron casi siempre se sintió cabalgando en la soledad, pese al reconocimiento del público, que le otorgó la mayor cantidad de votos para el Juego de Estrellas.

¿Estará arrepentido James? Pienso que sí, aunque seguramente los Lakers van a invertir de cara a la nueva campaña. En Boston se hubiera reunido con Irving, Horford, Tatum, Hayward, Rozier y Morris, y en los Sixers, con Embiid, Simmons, Butler y Redick. Por ahora LeBron deberá preparar su pinolillo para ver los play off.