•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Web

Óliver Flores viajó a Panamá pensando en Rolando Giono, y a su arribo no solamente le cambiaron el rival, también le dijeron que pelearía en otra categoría, las 140 libras, y con el título Fedecentro de la Asociación Mundial de Boxeo (AMB) en juego. Flores aceptó, enfrentó y noqueó al colombiano Yogli Herrera en cuatro asaltos en el Hotel Panamá.

Flores hilvanó su victoria número 29, contra solamente tres derrotas y dos empates. La carrera de Óliver parece retomar el vuelo en busca de una segunda oportunidad de campeonato del mundo. Este muchacho, que se quedó a un suspiro de noquear a Félix Verdejo en Puerto Rico, tiene talento, su problema ha sido el manejo. Desafortunadamente ha perdido demasiado tiempo en la inactividad desaprovechando su potencial por falta de un mánager de reputación.

Óliver Flores conquistó el título Fedecentro de la AMB. Cortesía/END

Óliver ahora debe decidir si quedarse en 140 libras, buscando un puesto en el ranking, o permanecer en las 135, su categoría natural. Lo mejor y más prudente es que continúe en su peso, donde explota mejor sus virtudes físicas y técnicas.

Nicas derrotados

En esa misma velada, el capitalino Franco Gutiérrez (9-3, 5 nocauts) sucumbió ante el también panameño José Núñez (8-0, 3 nocauts) por decisión unánime (79-73, 78-73, 77-74). Fue el primer descalabro de Franco a nivel internacional ante uno de los prospectos más destacados del boxeo panameño.

Al que le fue muy feo fue a Eliecer Quezada (22-9-3, 9 nocauts), quien en su momento le dio una batalla colosal al excampeón mundial Cristofer González. Quezada cayó por nocaut ante el boricua Jeyvier Cintrón (10-0, 5 nocauts) en tan solo el primer asalto. Cintrón mandó a dormir al nica con un violento cruzado de derecha al mentón. Quezada se quedó tendido en la lona, escuchó el conteo hasta 10 y no se levantó.

En ese misma velada, reapareció el veterano William “El Chirizo” González, siendo noqueado por el excampeón mundial Rocky Martínez en ocho asaltos. Hoy con 38 años, “El Chirizo” se ha convertido en un peleador de escaleras para prospectos o excampeones en Estados Unidos. Su récord ahora es de 30 victorias (26 nocauts) y 11 derrotas.