•   Londres, Inglaterra  |
  •  |
  •  |
  • AFP

Los Spurs por fin tienen nueva casa. Tras casi dos años, el Tottenham tomará posesión de su flamante estadio el miércoles ante el Crystal Palace, con el objetivo de dar una velocidad superior al club aunque con el riesgo de ralentizarlo por el pago del carísimo recinto.

Con 62,062 plazas, el nuevo estadio será el segundo más grande de Inglaterra para un club tras Old Trafford (cerca de 75,000) pero, muy importante para la rivalidad de la capital, por delante del Emirates Stadium del Arsenal (60.260).

 Lea: El nuevo Santiago Bernabéu: ¿el mejor estadio digital del futuro?

Tras varios meses de atrasos y gastos imprevistos, el nuevo White Hart Lane, por el momento llamado Tottenham Hotspour Stadium a la espera de un patrocinador, habrá costado 1,000 millones de libras (1,300 millones de dólares).

El recinto incluirá una tienda de 2.000 metros cuadrados (récord europeo), un terreno retráctil acorde a las normas de la NFL (al menos dos partidos en los próximos diez años), una pequeña fábrica de cerveza y una tribuna sur que se llamará 'Muro Blanco', de 17.500 plazas, diseñada para parecerse al máximo al famoso 'Muro Amarillo' del Borussia Dortmund.

El Tottenham llega a su nuevo estadio presionado por recuperar la senda del triunfo. Foto: AFP/END

- 'Un gran riesgo' -

"El estadio es el mejor del mundo, ahora podemos confirmarlo. Cada elemento es el mejor que he visto en mi vida, no podemos compararlo a otro, es un proyecto increíble, será fantástico para el futuro del club", señaló el técnico del Tottenham, el argentino Mauricio Pochettino.

Pero el futuro del club no se anuncia tan prometedor. A imagen de su vecino el Arsenal, obligado a vender a sus mejores jugadores durante una década para financiar el Emirates Stadium, el Tottenham también deberá apretarse el cinturón para pagar su nueva joya.

 De interés: Técnico del Manchester United responde a Zidane por elogios sobre Pogba: "es muy importante aquí"

"Es muy probable que nos enfrentemos a una situación como la del Arsenal, en las que los costes de pago del estadio serán la prioridad en las decisiones económicas", analizó Rob Wilson, economista especializado en el deporte en la universidad de Sheffield Hallam, preguntado por la AFP.

"Es una inversión gigantesca, la más grande realizada por un club de la Premier League. El Manchester United tiene un gran estadio, pero fue construido a través de los años. El Manchester City también tuvo acceso a los fondos públicos. La verdadera comparación es el Emiratos Stadium, pero entonces fue una inversión más pequeña. La verdad es que es un gran riesgo para el Tottenam", añadió Tom Cannon, profesor de la Universidad de Liverpool.

El Tottenham llega a su nuevo estadio presionado por recuperar la senda del triunfo. Foto: AFP/END

Los clubes se financian a través de los ingresos en taquilla, los derechos de televisión y el 'merchandising'. 

Obviamente los ingresos en taquilla van a aumentar "pero no lo suficiente", subrayó Cannon, que considera que para el 'merchandising' "el estadio no tiene ninguna influencia detrás y los Spurs son menos visibles y conocidos en la escena internacional", añadió, refiriéndose a sus rivales.

 Además: El Manchester City afronta una semana clave en su sueño del póquer de títulos

- ¿Sin fichajes? -

Peor para los derechos de televisión, ya que dependen del rendimiento deportivo. "En Inglaterra hay un 'Big Six', por lo que los Spurs deben invertir (en su efectivo) para clasificarse para la Champions, donde tienen que estar para permitirse financiar el estadio", opinó Cannon. 

Los Spurs ya notaron como el cinturón se cerraba este curso, en el que no han hecho fichajes en ninguna ventana de traspasos, una novedad en la historia de la Premier League.

El Tottenham llega a su nuevo estadio presionado por recuperar la senda del triunfo. Foto: AFP/END

"Tendrán que sacarse un conejo de su chistera financiera", vaticinó Cannon. "La solución podría ser la llegada de un inversor tipo Roman Abramovich (propietario del Chelsea). El estadio ha sido concebido para atraer a inversores riquísimos. Esta podría ser la solución milagro: un inversor del Medio Oriente, Rusia o Asia", continuó.

A la espera, el Tottenham llega a su nuevo estadio presionado por recuperar la senda del triunfo. No gana en la Premier League desde el 10 de febrero y necesita puntos para no poner en peligro su puesto Champions (4º). Ahora más que nunca.