• Nicaragua |
  • |
  • |
  • Edición Web

Quitarle la pelota al pícher de los Orioles, David Hess, después de sacar un out del séptimo inning, trabajando un juego sin hit ni carrera, no es trascendental como quitarle el pincel a Dalí, interrumpiendo seguir dándole forma a su impactante Cristo de San Juan de la Cruz en 1951, pero se trata del inoportuno corte de inspiración en el esfuerzo frente a la posibilidad de una proeza, que quizás Hess de 25 años, no vuelva a tener. Según el mánager Brandon Hyde, lo hizo para no forzar un excedente de trabajo a Hess, pensando en su futuro.

Es una mejor excusa que la utilizada en el Mundial de 1972 por el mánager cubano Servio Borges, cuando retiró a José Antonio Huelga, lanzando perfecto contra los indefensos alemanes. “Aquí todos los triunfos son colectivos. No estamos pensando en lo individual y era mejor no estirar el trabajo de Huelga”, me dijo en el Gran Hotel. Este tipo de decisiones, como las recientes de Dave Roberts con Rich Hill y Don Mattingly con Jarlin García provocan polémicas que se convierten en interminables.

Mattingly se precipita

El año pasado, el 12 de abril, el timonel de los Marlins, Don Mattingly, hizo lo mismo que Hyde con el zurdo dominicano Jarlin García, en su primera apertura. Después de seis entradas y 77 lanzamientos sin permitir hit, le quitó la pelota. Dio la impresión que Mattingly estaba protegiendo a Bobo Holloman, quien en 1953, el 6 de mayo, trabajando por los Carmelitas de San Luis en la primera apertura de su brevísima carrera, lanzó un No Hitter contra los Atléticos de Filadelfia, hazaña todavía irrepetible…

También en abril del 2018, mes en el que Sean Manaea de Oakland, sometió con un No Hitter a la temible artillería de los Medias Rojas de Boston durante una victoria por 3-0, el mánager de los Angelinos de California, Mike Scioscia, sacó al japonés Shohei Ohtani después de seis entradas autoritarias e impecables, sin hit ni carrera, pero cuando en el séptimo episodio, Marcus Semien de los Atléticos le quebró el intento de proeza. Estando muy temprano la campaña, Scioscia consideró no necesario hacer trabajar tan largo a Ohtani con la posibilidad desvanecida.

Warren y Nieves

¿Será este esfuerzo de Hess una señal sobre lo que puede ofrecernos en el futuro? Hay muchos casos que se quedan en solo una señal y voy a referirme a dos de ellos: en el último juego de la temporada de 1983, el novato de Oakland Mike Warren de 22 años, consiguió un No Hitter contra los Medias Blancas de Chicago. Warren solo estuvo tres campañas en la Gran Carpa y se retiró afectado por problemas con balance de 9-13 en 52 juegos, 27 como abridor.

Pocos se acuerdan de él; y el otro, es el de Juan Nieves, el primer pícher de Puerto Rico en lanzar un No Hitter, y primero de los Cerveceros de Milwaukee. Nieves por cumplir 22 años en 1987, atornilló sin hit ni carrera a los Orioles de Baltimore.

Víctima de una lesión, Nieves no pudo sostenerse más allá de tres temporadas en las mayores con registro de 32-35. Un caso de riesgo que vale la pena mencionar es el de Johan Santana, zurdo venezolano, quien después de una operación para restaurarlo, lanzando para los Mets no fue interrumpido por el manager Terry Collins, en su juego sin hit ni carreras contra los Cardenales el 1 de junio del 2012 realizando 134 disparos. Fue su última campaña. El ganador de dos Cy Young terminó con 6 y 9, lejos de lo que fue.