•   Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Del primero al tercer episodio, como quien ha sido creado para retirar bateadores, Jonathan Loáisiga dominó a los Tigres de Detroit con una facilidad asombrosa; sin embargo, en el cuarto capítulo, víctima de un descontrol pocas veces visto en sus actuaciones, admitió la única anotación de su primera apertura en la actual temporada. De tal manera que primero impresionó con su dominio deslumbrante, pero luego opacó su actuación dando tres bases por bolas, mismas que sus rivales aprovecharon para anotarle una de las carreras con las que terminaron imponiéndose 2-1 a los Yanquis de Nueva York. 

El derecho nicaragüense solo admitió un imparable y ponchó a cuatro bateadores en una presentación que de ninguna forma debe tacharse como negativa,  pues el caos del cuarto inning no debe hacer olvidar lo brillante que estaba luciendo al retirar a nueve de los 10 bateadores que había enfrentado en el primer tercio del encuentro.

Arte: Armando Angulo/END

Al final salió sin decisión y dejó su promedio de carreras limpias permitidas en 2.25. De su trabajo de 70 lanzamientos, de los cuales 40 cayeron en la zona de strikes, debe destacarse los dos ponches que le propinó al venezolano Miguel Cabrera, uno de los mejores artilleros de la época.

Feroz inicio

Loáisiga llegó al desafío tan agresivo como efectivo, y rápidamente puso fuera a los tres primeros bateadores de los Tigres. Josh Harrison se ponchó tirándole, Nicholas Castellanos falló en un roletazo por la antesala y Cabrera dejó pasar una recta que viajaba a 98 millas por hora y que el juez no dudó en decretar como el tercer strike. Así, presentando credenciales de un pícher bravo, Jonathan empezó su primera labor de la temporada.

Para el segundo episodio,  Niko Goodrum, el primer bateador de la tanda, lo sacudió con un doblete por el jardín izquierdo; sin embargo, se recuperó de inmediato al retirar en orden a Jeimer Candelario, quien se presentó al juego, siendo el mejor bateador de los Tigres, a Christin Stewart y a John Hicks. Un capítulo más tarde siguió inalterable en su faena de eliminar artilleros, y sin problemas acabó con Jordy Mercer, Gordon Beckham y Josh Harrison. 

Otro Loáisiga    

Todo parecía marchar bajo su control, pero en el cuarto, flaqueó y sus lanzamientos dejaron de obedecerle. Le dio pasaporte a Castellanos y luego de ponchar por segunda ocasión al histórico Miguel Cabrera, les regaló bases por bolas a Goodrum y Candelario, llenando las colchonetas.

Loáisiga busca establecerse en la rotación de unos Yanquis, que cerraron la jornada de ayer con un balance de dos victorias y cuatro derrotas. 

En tal escenario apareció Stewart para con un fly de sacrificio borrar la ventaja de una carrera que los Yanquis le habían proporcionado al nica en la tercera entrada, cuando tras un doblete de DJ LeMahieu, el bombardero Aaron Judge conectó un sencillo productor. Loáisiga cerró el inning ponchando a Hicks, y no apareció más en la quinta ronda, por lo que terminó sin tener que ver en la decisión. 

La próxima apertura del nicaragüense podría ser el martes 9 de abril ante los Astros en Houston. Loáisiga busca establecerse en la rotación de unos Yanquis, que cerraron la jornada de ayer con un balance de dos victorias y cuatro derrotas.