•   Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Web

La fuga del Barcelona hace sentir a sus perseguidores con las piernas cortadas y sus pulmones reventados. Para un equipo azulgrana, a ratos irregular, sacando petróleo de la nada bajo presión, ha sido numéricamente una temporada fantástica.

No pierde desde el mes de noviembre cuando lo desarticuló el Betis. La ventaja de 11 puntos sobre el Atlético y alejado 13 del Real Madrid  con 7 jornadas pendientes y sin ningún lobo verdaderamente feroz entre sus rivales, permite considerar que es inalcanzable sin detenernos en las matemáticas.

La victoria por 2-0 en el duelo con el Atlético de Simeone, con goles de Suárez y Messi en los últimos minutos, aprovechando la expulsión de Diego Costa en el minuto 29, y obviando cinco atajadas de Oblak, algunas merecedoras de marco en las paredes del Museo El Prado, coloca a los catalanes a la orilla de su cuarta coronación en los recientes 5 años, sin las angustias que arañaron los títulos del 2016 y 2015 por uno y dos puntos encima del Real Madrid. En la temporada anterior 2017-2018, el Barsa le sacó 14 puntos al Atlético y 17 al Real Madrid.

Perder a costa, grave

Comenzó bien el equipo de Valverde y se enderezó el Atlético equilibrando el accionar, aunque no las posibilidades, cuando la imprudencia de Diego Costa reclamando por una barrida fuerte, considerándose el árbitro agredido verbalmente, provocó la expulsión que dejó al equipo colchonero con un hombre menos y 60 minutos pendientes.

Se cerró el Atlético y mostró su oficio en multiplicarse defendiendo, aunque el cero del Barsa era mérito del arquero Oblak. La atajada al disparo de Jordi recibiendo de Messi, los dos bloqueos a Coutinho, uno con ayuda del poste, la congelación de tres disparos de Messi y uno de Suárez, agregando uno a Malcom, certifican su importancia para mantener el 0-0, hasta que el minuto 85, desde fuera del área, Suárez con un magistral remate que incluyó rosca, inutilizó a Oblak.

La pelota fue hacia el poste izquierdo del arquero y entró para el 1-0. Dos minutos después, una de esas maniobras de Messi le permitió desorientar a los defensores y rematar desde la frontal. Oblak ni se movió. El 2-0 sellaba la victoria, y prácticamente, aseguraba la corona.

Benzema, fajándose

El Real Madrid mientras tanto, sin alardear, aún golpeado por el descarte en todas las competencias, derrotó 2-1 al Eibar con par de goles del francés Karim Benzema, demostrando una vez más ser un forward efectivo.

Sigue el Real Madrid, ahora con Zidande, sin conseguir un funcionamiento acorde con sus figuras. Marcando 26 goles menos que el Barsa, el Real se encuentra a 13 puntos, solo motivado por tumbar al Atlético del subliderato…

En Italia, el Juventus sin el aporte de Cristiano Ronaldo, recuperándose de un problema muscular provocado por una embestida, vino desde atrás para imponerse al Milan 2-1 con goles de Dybala, ejecutando un penal y del chavalo Kean, que está impresionando con su soltura y efectividad.

El Juventus avanza tranquilamente a la conquista de su octavo cetro consecutivo…En el futbol alemán, un Bayern que volvió a lucir demoledor, destrozó al Borussia Dortmund por 5-0, con dos goles de Lewandowski y los que marcaron Hummels, Javi Martínez y Gnabry.