•   Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Alexander “Popeye” Mejía volvió a brillar en Guatemala. La humildad del muchacho, sumando su inagotable capacidad de intentar brindar espectáculo le ha garantizado un lugar en el corazón de los chapines que aman el boxeo. 

La noche del sábado, “Popeye” entonó la marcha triunfal tras noquear al mexicano José Daniel Rojas en tres asaltos, reteniendo el título Fedelatin 122 libras de la Asociación Mundial de Boxeo (AMB).

“Popeye” no es una lumbrera técnicamente, pero tiene dos virtudes grandiosas como peleador: disciplina y determinación. Además tira golpes como una locomotora, parece no cansarse nunca, asfixia y abruma a sus rivales, hasta que termina noqueándolos. Un volado de derecha tumbó al mexicano en el tercer round, sin embargo, el réferi no lo contó como caída, aun así el fin estaba cerca. Una trenada de golpes de Mejía obligó al tercer hombre del ring a detener las acciones.

Mejía sumó victoria número 13 en el boxeo profesional contra solamente una derrota. Esta defensa exitosa del cetro Fedelatin seguramente le garantizará seguir ascendiendo en el ranking 122 libras de la AMB. 

Guitiérrez impacta

Otro de los peleadores que impactó en Guatemala fue Giovanny Gutiérrez, el prospecto destruyó al chapín Luis Recinos en el segundo round. Giovanny es un peleador a seguir en 122 libras, su pegada descomunal y un buen trabajo técnico a largo plazo lo puede llevar a alcanzar cosas importantes.

Al margen de la derrota de Mayorga contra Lester Martínez, el público quedó satisfecho en Guatemala. La velada fue un éxito, las butacas estaban repletas y no alcanzaba ni un alfiler. Mayorga regresó con una derrota a Managua, pero sacó definitivamente del ostracismo mediático al boxeo de Guatemala. 

Mayorga hizo el ridículo, al caer en dos asaltos ante Martínez, quien estaba haciendo su debut en el boxeo profesional. El polémico boxeador pinolero cobró US$8,000 por el combate y había prometido regresar caminando a Nicaragua si perdía.