•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

En la breve historia del trabajo de Jonathan Loáisiga ante los Astros de Houston sobresalen tres escenas: su agigantamiento, ponchando a los tres bateadores que enfrentó en el primer episodio, el fly de sacrificio de Yulieski Gurriel para marcarle la primera de dos anotaciones y el jonrón 100 de José Altuve en su carrera en la MLB. Así se resume una actuación en la que el nicaragüense, por segunda apertura consecutiva, empezó dominante y cerró flaqueando, víctima de su descontrol. Inició ganando, salió dejando el juego perdido y terminó sin decisión en un partido, en el que los Yanquis cayeron 6-3.

¡Qué impresionante fue el inicio de Loáisiga! ese primer inning de tres ponches, digno de enmarcar y ser exhibido en el más prestigioso de los museos, lo mostró de cuerpo entero como un lanzador intimidante.

Si alguien les preguntara cómo empezar un partido siendo soberbio y a la vez sublime, díganle que vea una y otra vez a Jonathan retirando por la vía de los strikes a George Springer, José Altuve y Alex Bregman, tres bateadores de sobrada calidad. Así correspondió el derecho nicaragüense a la ventaja de 1-0 que en el propio arranque de juego le dieron los Yanquis por medio del jonrón de Luke Voit. 

Jonathan no apareció en el cuarto episodio y tras una labor de cuatro hits. Archivo/END

No tuvo para más

Tras ese inning perfecto, Loáisiga atravesó serias dificultades en el segundo capítulo. Recibió doblete al bosque izquierdo de Michael Brantley, a quien hizo avanzar a la antesala con un lanzamiento descontrolado, luego le dio base por bolas al peligroso Carlos Correa, para después ser víctima del fly de sacrificio con el que Yulieski Gurriel empató el juego a una carrera. Acto seguido, Josh Reddick le dio sencillo, pero cerró la entrada sin permitir más daño, ponchando a Robinson Chirinos y dominando a Tony Kemp.  

Para el tercer episodio, la situación no fue mejor, pues la falta de control mantuvo al nicaragüense contra las cuerdas. Sometió por segunda vez a Springer, no sin antes llevarlo a la cuenta máxima; algo que también hizo ante Altuve, quien le descifró una bola rápida que viajaba a 96 millas por hora y con un solo bambinazo puso en ventaja a los Astros 2-1. Tras el jonrón, Lóaisiga se metió en complicaciones, dándole pasaporte a Bregman y permitiendo sencillo de Brantley, sin embargo, consiguió evitar el caos, ponchando con tres disparos a Correa y poniendo out en línea al bosque izquierdo a Gurriel.

Jonathan Loáisiga ante los Astros de Houston sobresalen tres escenas. Archivo/END

Segunda salida corta

Jonathan no apareció en el cuarto episodio y tras una labor de cuatro hits, entre ellos un jonrón,  dos carreras limpias, dos bases por bolas y cinco ponches, dejó su efectividad en 3.86. Esta fue su segunda apertura de la temporada, y al igual que en la primera ante los Tigres de Detroit, a los que les permitió un sencillo, una carrera, les dio tres pasaportes y ponchó a cuatro, su recorrido fue corto. Otra similitud entre ambas aperturas fue el inicio dominante y el cierre descontrolado, es como si tras entregarlo todo en el arranque, se quedara sin cuerda para el resto de episodios.

Para su fortuna, los Yanquis le dieron vuelta a la pizarra en la parte alta del sexto y poniendo el marcador 3-2 lo libraron de la derrota.  Al final los Astros se impusieron 6-3.