•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Lo único que quedó claro en esta jornada de cuartos de final correspondiente a la Champions 2018-2019 es que el futuro inmediato, tanto del Juventus como del Barcelona, es tan incierto, como lo era previamente la batalla de Hércules con la Hidra de Lerna.

De no ser por Cristiano con ese soberbio cabezazo entrando como un huracán en el minuto 44, el Juventus, satisfecho con ese 1-1, estaría aullando todavía sometido al acoso agobiante de un Ajax cargado de vitalidad y con una facilidad de penetración admirable, aunque como frente al Real Madrid, necesitado de afinar su puntería; y de no ser por ese cabezazo de Suárez, que buscaba Coutinho y desvió Shaw en el minuto 13, el Barcelona pese a su dominio en un partido gris, con excepción de la monumental actuación defensiva de Piqué, no estaría festejando el 1-0 conseguido en Old Trafford. De manera que las dos series se mantienen abiertas, con un poco de tranquilidad para el Barsa y mayor necesidad de apuro para el Juventus, ambos regresando a casa.

Cristiano Ronaldo (d) de la juventus reacciona tras un gol este miércoles. EFE/END

Impresionante arponazo

Hay ocasiones en que las cifras dicen mucho: 19 intentos de gol del Ajax por 7 del Juventus, 6 remates a puerta de los holandeses por 1 del equipo italiano, eso sí, con el disparo de Douglas Costa devuelto por el poste izquierdo del arquero André Onana…¿Por qué el Juventus con el armamento que tiene, volvió a lucir limitado como en la derrota por 0-2 ante el Atlético en octavos? La ventaja en posesión del balón del Ajax fue de un 20 por ciento (60-40) con casi el doble de pases acertados.

Un minuto después del golazo de Cristiano, aturdidor para cualquier otro equipo, el Ajax equilibra con una contraofensiva culminada por un quiebre y notable maniobra progresiva de David Neres, quién disparó con derecha aplicando violencia y precisión, haciendo entrar la pelota junto al poste izquierdo de Szczesny, estableciendo el indestructible 1-1, que le permite al Juventus ganar con cualquier marcador, para avanzar a semifinales. Qué bien se vio Frankie de Jong el futuro Barsa, interceptando, armando, y salvando una situ
ación angustiosa que favorecía a Bernardeschi.

Poco de Messi

Fue necesario recurrir al VAR para descartar un fuera de juego en el gol logrado por el Barcelona en el minuto 11, único del juego, certificando la mansedumbre del United en su campo, y con su público rugiendo inútilmente, mientras Ter Stegen bostezaba reclamando actividad.

Mas adelante, golpeado en el rostro y afectado en la nariz por un choque de cabezas con Smalling, que lo obligó a salir de escena unos minutos, Lionel Messi entró al área en ese minuto 11 para recibir un trazo aéreo de Busquets, se extendió un paso a su izquierda, y como si tuviera un ojo en la parte de atrás del cuello, giró sin ver para colocarle el balón a Suárez.

Cristiano Ronaldo (c) de la Juventus reacciona este miércoles, durante el partido de ida de cuartos de final de la Liga de Campeones UEFA. EFE/END

El cabezazo del uruguayo hacia el área pequeña, frente a la cabaña, pareció perfecto para la entrada de Coutinho, pero en la desesperación Shaw la desvió hacia las redes. Eso fue todo lo que necesitó el Barsa para alzarse con los tres puntos y la cátedra de defensa ofrecida por Gerard Piqué, convertido en todo un general. Poco de Messi, poco del Barsa con el balón, pero lo suficiente para darle forma a ese triunfo estrecho que mantiene con vida al United.