•  |
  •  |
  • Edición Web

De pronto, uno descubre que el Everest se ha desvanecido quedando reducido a la nada. Entre el asombro sin medida, se pregunta ¿Cómo fue posible si ayer estaba de pie, erguido, mostrando su grandiosidad?...Es lo que ocurrió con los poderosos Warriors de Golden State, sin duda, el mejor equipo de la NBA en los recientes cuatro años, cargado de figuras cumbres, entre ellos dos Más Valiosos, cinco con participación en Juegos de Estrellas. Ellos se fueron súbitamente en un abismo, malogrando una ventaja de 31 puntos, un hecho sin precedentes en los Play Offs de la NBA.

 Leer más: El miedo es terrible

En 1989, cuando Stephen Curry solo tenía un año, los Lakers de Los Ángeles con Jabbar, Magic Johnson, Whorty y AC Green arrebataron a Seattle, un juego que perdían por 29 puntos. Qué los Warriors lo hagan, es llamativo pero sin asombrar, en cambio que se los hagan a ellos, entra en el territorio de lo insólito.

ALARMANTE DESEQUILIBRIO El final del encuentro fue tan dramático como emocionante. EFE/END

Todo avanzaba tranquilamente sobre rieles para el equipo de Golden State en persecución de su segunda victoria, excepto la lesión que obligó a DeMarcus Cousins a salir de juego. Los marcadores de 33-25 y 40-25 en los dos primeros cuartos, le permitieron a los Warriors llegar a la mitad del camino con 23 puntos de ventaja, en una adecuada distribución de esfuerzos. El arranque del tercer período con los Warriors volcados, hizo pensar en una paliza. Con cinco minutos de esa etapa, la tropa de Steve Kerr estaba bien adelante 94-63, diferencia de 31 puntos.

 Además: Clippers y Warriors se dividen el protagonismo y empatan en inicio de la serie del oeste

Fue entonces que comenzó el estrepitoso derrumbe del equipo que le está dando forma a una nueva dinastía en la NBA. Terminaron perdiendo 44-35 ese tercer cuarto, viendo recortarse la distancia 108-95. No temblaban las piernas de los ases de Golden State, pero sí lo hicieron y se derritieron en el último período, eriza-pelos.

ESPECTACULAR ARREMETIDA

El valor de ser locales, el peso de la experiencia, la multiplicidad de recursos, todo eso se vino abajo y los Warriors se hundieron, siendo arrasados 41-23 en ese último cuarto. Con el drama hirviendo, un triple de Curry faltando 58 segundos, adelantó a Golden State 131-128. En la NBA, en un minuto se construye un puente. Doble de Lou Williams, el anotador de 36 puntos, acercó a los Clippers 131-130 y Thompson apurado falló su intento de tres.

 De interés: Cristofer González entrena, sin tener nada seguro sobre su futuro

Harrel tomó el rebote y en la contraofensiva, Landry Shamet, clavó un triple y los Clippers se colocaron arriba 133-131 con 16 segundos pendientes. Curry trató de responder con un triple restaurador, pero falló quedando 9 segundos, y Looney cometió un faul. Los dos libres ejecutados por Harrel, sepultaron 135-131 a los Warriors concretando la proeza. Ahora la serie se encuentra 1-1 sin morder el favoritismo de Golden State.