•  |
  •  |
  • Edición Impresa

Kylian Mbappé, el hombre del año en el futbol francés, disfrutó de su exhibición particular con el París Saint Germain, campeón por octava vez de la Ligue 1 de Francia, un título asegurado antes del duelo contra el Mónaco, con el que compartió el homenajes a Notre Dame.

El atacante parisino disfrutó de su reconocimiento particular. Ha sido su año y protagonizó una nueva demostración de talento en el Parque de los Príncipes.

En un ambiente de fiesta por el éxito, pero con el recuerdo vivo de la catedral de Notre Dame, devorada por el fuego en el incendio del pasado lunes, el París Saint Germain celebró la consecución de un título hace tiempo anunciado y sellado tras el empate, horas antes, del Lille en Toulouse. Lo hizo con victoria, ante el Mónaco (3-1).

Un enorme “tifo” con la imagen de la catedral de París invadió parte de la grada del recinto del PSG. No fue el único recuerdo. Ambos equipos vistieron una indumentaria con el recuerdo a Notre Dame. 

El ambiente no fue tan encendido como se podía esperar después de un gran título. Una parte de la grada del Parque de los Príncipes estaba sin público. La parte superior de la tribuna que ocupan los seguidores radicales fue clausurada por el Comité de Disciplina de la Liga de Futbol por la presencia de bengalas en el partido contra el Marsella, el pasado 17 de marzo.

El tridente completo

Sobre el césped mandó Mbappé. En el regreso de Neymar, Edinson Cavani y Ángel Di María, ausentes los últimos partidos y que comenzaron en el banquillo al lado del técnico alemán Thomas Tuchel, Mbappé fue el dueño de la fiesta.

El delantero parisino firmó un hat trick que eleva su cifra anotadora en la Ligue 1 a 30, los mismos que en su día obtuvo Jean Pierre Papin en 1989-1990, una marca histórica.

En plena fiesta reapareció Neymar, que sustituyó en el descanso a Lanvin Kurzawa. Tres meses después de su lesión en el tobillo, el brasileño reapareció. Lo hizo con el marcador encarrilado y una vez sanada la dolencia en el quinto metatarsiano del pie derecho.

Después salió el uruguayo Edinson Cavani, el tercer componente del tridente parisino. Cavani jugó los 20 minutos finales. Ocupó el lugar del argentino Leandro Paredes. El delantero sufrió una recaída hace un mes de la lesión en el tendón de la cadera derecha.