Edgard Tijerino
  •  |
  •  |
  • END

Escopeta en mano, Vicente Padilla regresa hoy a la trinchera para retar el poderío ofensivo de los Yanquis en Nueva York. Después de haber perdido dos aperturas, ya restablecido del problema que afectó su hombro derecho, el pistolero pinolero, depositario de nuestras mayúsculas expectativas, dice sentirse bien, en pie de guerra y ansioso por tomar nuevos retos.

La única vez que Padilla lanzó en el viejo Yanqui Stadium fue el 18 de mayo de 2006, sosteniendo un duelo de seis ceros con Jaret Wright, quebrado por los Rangers con un operativo de cuatro carreras en el inicio del séptimo, durante el cual Brad Wilkerson jonroneó con Kevin Mench en circulación.

Probablemente Padilla no estaba interesado en averiguar sobre Babe Ruth y el significado de ese estadio, escenario de tantas proezas. Hombre acostumbrado a ir directamente al grano, sólo quería estar enfocado en la búsqueda de su cuarta victoria, objetivo que alcanzó al imponerse los Rangers, en ese momento líderes del Oeste (21-19), con marcador de 6x2.

En ese juego, Mark Teixeira era su compañero, cubriendo la primera base y bateando de tercero. Ahora, en el nuevo, lujoso y ciertamente deslumbrante Yanqui Stadium “modelo 2009”, Teixeira estará tratando de atacar a Vicente junto con Alex Rodríguez, Derek Jeter, Nick Swisher, Jorge Posada, Robinson Cano y Melky Cabrera. Una pandilla.

Será la cuarta apertura del tirador nica contra los Yanquis. Su balance en tres duelos es de 1-1 trabajando 16 entradas y un tercio, permitiendo 17 hits, entre ellos jonrones de Robinson Cano y Jason Giambi, durante una victoria de los Rangers de 9x5, el cuatro de agosto de 2008, la última vez que se encontró con ellos, saliendo sin decisión. Su efectividad es de 5.51 en ese trayecto, con nueve bases por bolas y 15 ponches, afectado por diez carreras limpias.

La derrota de Vicente fue en Arlington, el cinco de mayo de 2006 frente a Mike Mussina 8x7. Con dos carreras en el primer inning, y una arremetida de cinco en el cuarto, los Yanquis obligaron al retiro del lanzallamas derecho después de tenerlo enfrente tres episodios y dos tercios.

El año pasado, en ruta hacia 14 triunfos, a esta altura de la temporada, a lo largo de 12 inicios, Vicente presentaba balance de 7-2, con 3.67 en efectividad, en tanto ahora, limitado a ocho aperturas, su registro es de 3-2, con 4.71 en carreras limpias, sin embargo, en 2003, con los Filis, construyendo una campaña de 14 éxitos, Vicente ganaba cuatro y perdía siete hasta el cuatro de junio, es decir, sólo un triunfo más de los tres que tiene al amanecer de hoy, por dos reveses.

Respaldado por un bateo destructivo y una defensa experta en simplificar bajo presión, Vicente Padilla reaparece hoy en pantalla rodeado de nuestras esperanzas, lanzando contra los Yanquis, equipo que es hueso duro. Será uno de esos raros días en que desde mi época de estudiante, cuando Mantle y Maris echaban humo, quiero que pierdan los Yanquis.


dplay@ibw.com.ni