•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

¿Qué hace un pariente de Pericles en la NBA? Seguramente eso se preguntaron varios en el inicio de la temporada del 2013-2014 cuando el chavalo griego de 19 años y 6 pies 11 pulgadas, Giannis Antetokounmpo, saltó a la cancha con el uniforme de los Bucks de Milwaukee.

Durante el transcurso de la temporada, pocos se percataron de su presencia porque sus primeros pasos fueron discretos, nada que ver con su ruidosa actuación registrada el lunes por la noche, marcando 41 puntos y realizando una serie de maniobras desequilibrantes revestidas de espectacularidad, completando una barrida en cuatro juegos a los Pistons de Detroit, que tenían cojeando a su “as” Blake Griffin, con una rodilla gimiendo…Antetokounmpo fue lo más resplandeciente en la victoria de los Bucks por 127-104, que los empuja a un enfrentamiento con fondo de venganza, en las semifinales de la Conferencia del Este, con los Celtics de Boston. Un retador del favorito James Harden en la batalla por el Más Valioso, el griego va a tratar de demostrar qué  tan bueno es con todos los reflectores, siguiendo cada uno de sus movimientos.

Notable mejoría

El último juego contra los Pistons dejó una imagen imperecedera: ese vuelo del griego hacia el cesto con su mano derecha extendida por encima de Drummond para completar una volcada, usando sorprendentemente sus dos manos, agrandando los ojos del planeta NBA.

Es un gigante, muy flexible, rápido, fuerte, decidido y certero. Saltó de un promedio de 26.9 puntos por juego en la pasada campaña, a 27.7 en la 2018-2019, y mejoró en rebotes de 10.0 a 12.5…Solo James Harden con su impresionante 36.1 y Paul George con 28.0, terminaron delante de Giannis en promedio de anotación. Él ha demostrado ser capaz de aproximarse a los 40 puntos y los 20 rebotes en el mismo juego, lo cual obliga a no perderlo de vista en ningún instante, aunque no puedas sujetarlo por completo. Obviamente no está solo. Nadie lo está, ni Jordan en aquellos Bulls inolvidables, ni Bill Rusell ni Larry Bird en aquellos Celtics de diferentes etapas. Kris Middleton, Eric Bledsoe, Sterling Brown, Brook Lopez, George Hill y Nikola Mirotic, le ofrecen el  necesario respaldo.

Ajustar cuentas

Los Bucks cayeron en siete juegos ante los Celtics en la primera ronda de los pasados Play Off. Perdieron los dos primeros, empataron 2-2, quedaron atrás 2-3 y volvieron a nivelar 3-3 para ser doblegados 112-96 en el duelo crucial…Ahora vuelven a encontrarse pero en semifinales, segunda ronda, y aunque los dos equipos barrieron sus series, el favoritismo de Milwaukee, más allá de haberse impuesto 2-1 en las batallas entre ellos, es lo suficientemente claro.

Y en este punto neurálgico, en que Antetokounmpo va a demostrar qué tan bueno es frente a máximas exigencias, porque Boston, pese a su condición de no favorito, no puede ser subestimado.

Es un equipo que dispone del material necesario para crearle serios problemas a los Bucks…Por primera vez desde el 2001, el equipo de Milwaukee avanza a la segunda fase eliminatoria. El griego recuerda que en el 2015, los Bulls terminaron aplastándolos en el sexto juego 120-66, con su producción particular reducida a 5 puntos. “Hoy somos un equipo diferente. Hemos crecido”, dice, pensando seguramente en fajarse con Warriors o Rockets en la final de la NBA.