•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Es posible que Aaron Boone le haya dicho a Jonathan Loáisiga antes de entregarle la pelota al lanzallamas cubano Aroldis Chapman: “Vas bien muchacho. Era el trabajo que necesitábamos”. En ese momento, cierre del noveno, los Yanquis que se ha hecho tan fuertes resistiendo entre la crisis que los golpea, habían volteado un 0-5, convirtiéndolo, con el hit impulsador de LeMahieu, en el 6-5 favorable y finalmente definitivo.

Así que cuando Jonathan sale de escena, los Yanquis están adelante. Chapman entra a sacar los últimos tres outs para su cuarto rescate y el tirador pinolero agrega esta victoria, su primera de la campaña, a las dos obtenidas en el 2018. No conoce la derrota después de seis inicios y seis relevos, con dos juegos finalizados. Permitiendo dos hits sin carrera en esas tres entradas, con un ponche y un boleto, Jonathan registra 2.70 en carreras limpias en un total de 10 episodios, muy distante en mejoría del molesto 5.11 en el 2018, recorriendo 24 y dos tercios. 

Jonathan Loáisiga, beisbolista nicaragüense. Archivo/END

Futuro “as” bajo la lupa

¿Por qué es enviado de regreso a Triple A? Porque se trató de un llamado de emergencia para cubrir el espacio que abrió la salida del ineficiente relevista medio Chad Green, quitándole, en una reconsideración del aprovechamiento que de él podría hacerse, la oportunidad de ser iniciador, estirando la rotación. Quizás, solo trabajando una blanqueada o un no hitter hubiera Jonathan logrado quedarse.

Pero es el pícher interesante debajo de la lupa del mánager Boone y de la gente de la oficina. Va bien, pero obviamente necesita seguir haciendo ajustes. Fue fácil observar que aún tiene pendiente la obediencia de su bola rápida, buscando los contornos de la zona de strike. El bateo de Triple A, te facilita mayor atrevimiento hacia el centro…Fueron precisamente sus lanzamientos de 95 y 96 millas, los que lo dejaron atrás en conteos favorecidos con sus curvas que desajustan. Pareció estar bien en la combinación de sus disparos contra Goodwin, el primer enemigo que enfrentó, pero fue con curvas que dominó a Lucroy y Calhoun en el sexto. 

Manejando un clavo

Su mejor manejo de la bola rápida fue contra Tommy La Stella, con tres disparos seguidos de 96, 97 y 97 millas, todos fauleados, antes de obligarlo a batear para doble play con un quiebre corto de 89 millas.

Con bases limpias y dos outs, Jonathan colocó a Fletcher en 1-1 con dos curvas lentas, le permitió adelantarse 1-2 con un lanzamiento de 96 millas, y sobre otra bola rápida hacia la esquina de afuera, el hit al jardín derecho antes del boleto nada disimulado a Mike Trout…En su primer problema serio, tenía enfrente a Andrelton Simmons, quién le había conectado par de jonrones solitarios al zurdo Sabathia. Sin alcanzar todavía la madurez deseada, el tirador nica exhibe suficiente frialdad para tomar retos.

El cátcher Sánchez se acercó a recordarle que los dos jonrones de Simmons habían sido sobre picheos de Sabathia muy al centro y sin secretos. Así que, a retorcerle la visión. Simmons se fue en falso sobre un quiebre de 84 millas un poco afuera, y Jonathan lo repitió en la frontera de la zona, forzándolo a un roletazo a tercera muy bien fildeado por Urshela para terminar la amenaza.

Todos necesitamos calma

En el octavo, sometió a Pujols con un picheo de 81 millas que provocó un elevado fácil. Con dos strikes sin bolas, Goodwin consiguió dos bolas con lanzamientos de 96, y se ponchó con un ligero retorcido de 89.

 Jonathan registra 2.70 en carreras limpias en un total de 10 episodios. Archivo/END

Y su último out, fue con un trazado de 82, que Lucroy bateó hacia el jardín derecho…Siendo el brazo más joven del grupo que completan Domingo German y Luis Cessa, el uno funcionando como abridor y el otro como relevista, respondiendo a las exigencias, Jonathan sigue transmitiendo confianza sobre la utilidad que puede proporcionar en el futuro… Estamos ansiosos de ver a Jonathan terminar de escalar la montaña de ilusiones e instalarse como algo real en las mayores, la cima de los retos, debidamente actualizado y fortalecido, pero tengamos calma.

El momento parece estar cerca. Podría ser en el próximo llamado de urgencia…Por ahora, la mejor opción está en el relevo largo, una necesidad que tienen los Yanquis, extrañando al David Robertson del 2018, ganador de 8 juegos con 5 rescates, combinando faenas en medio y en cierres. Eso sí, su pretensión de establecerse como abridor es legítima.