•   Estados Unidos  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

¿Y ahora qué viene? No lo sabemos. Los Clippers debieron ser barridos por los Warriors en esta serie correspondiente a la primera fase eliminatoria de los play off 2019, pero en el segundo duelo, cuando todo parecía escrito para otro sometimiento de los Clippers, se desbordaron en un cierre colosal y borraron la alarmante desventaja de 31 puntos y se impusieron en un robo de botín espectacular. Fue algo surrealista que enmudenció a la multitud, dejando tambaleándose el Oracle Center en Oakland. La noche del miércoles en la quinta batalla, no ocurrió algo parecido, pero estando en el hoyo 3-1, los Clippers ofrecieron una demostración de determinación, y sobre todo buen juego con efectivo canasteo, desarticulando a la defensa de Golden State, para saltar encima de una actuación cumbre de Kevin Durant marcando 45 puntos, imponiéndose 129-121 con el impulso proporcionado por el veterano de 33 años, Lou Williams, facilitador de 33 puntos, estrechando la serie 3-2, obligando a los Warriors, pese a conservar su favoritismo, a meter sus barbas en remojo.

Los rockets, esperando

¿Cuál es mayor problema para el equipo de Golden State? Que estando los Rockets de Houston esperando en una hamaca después de liquidar al Jazz de Utah, la derrota ante los Clippers, obliga a los Warriors a disputar un sexto juego en el Staples Center de Los Ángeles, con el primer duelo de las semifinales del Oeste, programado para el domingo. El equipo de Durant, Curry y Thompson podría ver extender su esfuerzo a un séptimo juego, lo cual representa un desgaste significativo con grandes repercusiones. Después de un arranque huracanado, superando a los Clippers 41-37 en el primer período, la batalla no tuvo tregua mientras la defensa de Golden State flaqueaba y las réplicas con tiros largos no eran tan constantes para tapar esa vulnerabilidad. Los de Houston, Harden, Paul y Capela, deben haber estado frotando sus manos, no tanto por ver a los Clippers imponerse, sino por observar las grietas de estos Warriors. El ataque de los Clippers tenía 71 puntos en la mitad del recorrido. Cinco jugadores del equipo de Los Ángeles terminaron con dígitos dobles.

¿Se puede dejar de creer?

¿Espera alguien que los Warriors pierdan tres seguidos? No lo creo, no en play off. Eso sería el campanazo del año, como cuando el Inter eliminó a aquel fabuloso Barcelona en la Champions del 2010. Nadie lo creía, pese a sobrar testigos…Después de ver el accionar desplegado por el fiero Beverley y Danilo Gallinari, con del cierre de Lou Williams, diciéndole a los Warriors que la serie no ha terminado, hay que mirar cuidadosamente a los Clippers de regreso a casa, con la posibilidad de equilibrar 3-3…Los 45 puntos de Kevin Durant, con el agregado de los 24 registrados por Curry y los 22 de Thompson, no fue suficiente para doblegar a los Clippers.

Un triple de Thompson redujo el déficit de los Warriors a 116-114 cuando faltaban menos de cuatro minutos, pero los Clippers no aflojaron y triunfaron 129-121. Ahora nos tienen preguntando: ¿Qué es lo que viene? Sin embargo, ganar de 2-1 contra cualquier rival, es muy factible para un equipo del tamaño de Golden State. Es difícil dejar de creer eso.