•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Todavía le queda mucho camino por recorrer a Bismarck Rivera del equipo de los Indios del Bóer, en busca de alcanzar la marca de 39 partidos seguidos, dando de hit en poder del legendario pelotero de León, Henry Roa, pero al sumar ya 23 juegos consecutivos ligando al menos un imparable, el joven artillero capitalino sueña ahora más que nunca con hacer historia en el beisbol nacional. 

Desde que se puso en marcha la temporada del Campeonato Nacional de Beisbol Superior Germán Pomares Ordóñez, Rivera solo se perdió por enfermedad uno de los 24 partidos que acumula la Tribu, y en los otros 23 desafíos ha dicho presente, conectando como mínimo un cañonazo. 

“Lo doy gracias a Dios por el momento que estoy viviendo, la verdad es que al principio ni cuenta me daba de la racha, solo estaba trabajando para que el equipo ganara. Ahora con esta racha me siento muy entusiasmado, con más ganas de trabajar y salir adelante”, afirmó Rivera.

El capitalino comenzó su racha ante Granada, en esa serie coleccionó cinco hits en 12 turnos al bate, y siguió con más imparables en los duelos ante la Costa Caribe, Carazo, Zelaya Central, Chontales, Dantos, Chinandega y Río San Juan. 

“Tomé conciencia de la racha hasta la serie que sostuvimos con el equipo de Chontales, desde ahí le he estado poniendo un poco más de mente al asunto, pero trato de que eso no me presione a la hora del juego”, afirmó Rivera.

“La verdad es que la racha de 39 partidos dando de hit de Henry Roa, está bastante larga, pero me gustaría poder superarla. Dios tendrá la última palabra sobre hasta dónde voy a llegar con la racha”, agregó.

Objetos claros

Según datos suministrados por la Comisión Nicaragüense de Beisbol Superior (CNBS), con sus 23 juegos bateando de hits, Rivera iguala la actuación de Oscar Albizúa de Boaco y de Everth Andino de Matagalpa, quienes también llegaron a esa cifra de hits conectados en las temporadas, del 2013 y 2015 respectivamente.

“La verdad es que no me esperaba esta racha. Al inicio de la temporada las metas que me había propuesto eran batear arriba de 300 y estar cerca del liderato de hits conectados, ya que el año pasado fui colíder en imparables (66 empatado, con Williams Vásquez)”, aseguró Rivera, quien tiene promedio de .374 puntos, con una cifra total de 37 hits conectados en 99 turnos al bate. 

“En los últimos años he trabajado más en mis debilidades, siempre consideré que el bateo era uno de los puntos más débiles de mi juego, por eso trabajé más en el gimnasio con el entrenador Rafael Mendoza, eso me ha ayudado bastante. El trabajo extra ha sido el éxito”, agregó.

Cerca de Green y Avallán

El Bóer hará frente al San Fernando este fin de semana, con la posibilidad latente de que Rivera pueda dar un paso más en su racha. Con los 23 juegos, dando de hit que acumula, está cerca de la tercera racha más larga de 30 partidos, conectando de imparables que tienen David Green (1978) y Jorge Luis Avellán (1999), un poco más allá están los 34 de Noel Rojas (1999) y en la cúspide los 39 de Henry Roa (1999).

“Los lanzadores rivales ahora están teniendo un poco más de cuidado conmigo, eso me obliga a esforzarme más”, aseguró Rivera.