•   Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Igual que en la final de Conferencia del año pasado, aunque ahora iniciando en el Oracle Center de Oakland, no en Houston, había un gigantesco cartel que decía “Bienvenidos al infierno”.

Hay quienes consideran con mucho soporte que esta es la real final de la NBA, pese al inesperado deslizamiento de los temidos Rockets de 65-17, el mejor balance de la Liga global en el 2018, a 53-29, extrañamente número 4 en el ranking de su zona en el 2019.

Hay que ser temerario para ir contra los Warriors en los pronósticos, pero no hay manera de subestimar a los Rockets encabezados por el furioso Harden, casi seguro Más Valioso en llamativa repetición, y contando con el respaldo de Chris Paul, Clint Capela y Eric Gordon, quien proporcionó 27 puntos. 

Suspenso dispara Harden

La primera batalla respondió a las expectativas: faltando 40 segundos, con la pizarra 100-98 del lado de Golden State, después de doble y tiro libre de Harden, el resultado estaba en el aire.

James Harden. Archivo/END

A veces, 40 segundos es un tiempo  suficientemente largo para que los nervios terminen convertidos en astillas…Stephen Curry, igual que Klay Thompson jugaron a riesgo con sus tobillos derechos lastimados en el sexto juego con los Clippers dos días antes o día y medio. Fue Curry quien acertó el triple finalmente decisivo faltando 26 segundos, ampliando la diferencia 103-98.

Doble de Harden con 21 segundos pendientes, estrechó la diferencia 103-100 y los Warriors, presionados, siguieron perdiendo pelotas. Robo de Paul, entrega inmediata a Harden, intento de triple equilibrador por parte del tirador de sangre fría y puntería certera, erizó más el suspenso, pero el disparo se quedó corto, faltando 9 segundos.

Equipo de garra y clase

No hubo interés por ver a Curry ejecutar un libre, aprovechando una falla técnica, sellando el 104-100, que confirma que lo único seguro entre estos dos equipos es la inseguridad y hace recordar que en la final del Oeste, el año pasado, los Warriors colocados contra las cuerdas, se vieron obligados a escarbar profundo en el baúl que almacena agallas y recursos para poder ganar los dos últimos juegos en Oakland y Houston, el primero con una paliza sorprendente 115-86 y 101-92…

Curry. Archivo/END

El mayor mérito de los Warriors en su primer triunfo es su rápida recuperación: “Todavía hay más trabajo por hacer para asegurarnos de que volvamos al 100%. Pero con menos de 48 horas de la última serie del juego 6 al juego 1, la misión se cumplió. Prepararse para el martes será otra tarea difícil y estaremos listos”, dijo Curry.

Apagan al griego

La explosión de Kawhi Leonard con sus 45 puntos, récord personal en postemporada, empujando a los Raptors de Toronto a un triunfo por 108-95 sobre los oscurecidos Sixers de Filadelfia y el hundimiento del astro griego de los Bucks de Milwaukee, Giannis Antetokounmpo, rebotando contra las paredes del infortunio, víctima de Al Horford, durante una derrota por 112-90 ante los Celtics de Boston, fueron lo más identificable a primera vista en el inicio de otras dos semifinales, quedando pendiente el primer enfrentamiento de los Nuggets de Denver, que necesitaron ir al máximo de siete duelos para eliminar a los Spurs de San Antonio, con los Blazers del Portland, que borraron del mapa de los play off al Thunder de Oklahoma, obviando a Russell Westbrook y Paul George.