•   Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Siete años después de la feroz batalla que ambos protagonizaron por el título de las 108 libras de la AMB en Los Ángeles, el destino parece ofrecer el camino hacia una posible segunda pelea entre el cuatro veces campeón mundial Román “El Chocolatito” González y el actual monarca supermosca del CMB Juan Francisco “El Gallo” Estrada, una revancha que los amantes del buen boxeo han reclamado por largo tiempo.

Estrada volvió a la cima tras vencer de forma categórica al tailandés Srisaket Sor Rungvisai el pasado viernes, y en su equipo se han empezado a manejar diversas opciones sobre su futuro. Según medios mexicanos, el manejador del boxeador azteca, Alfredo Caballero, manifestó que la primera opción es concretar una defensa en México y luego buscar al “Chocolatito”, quien no pelea desde el 15 de septiembre del 2018. 

Esa posible ruta que seguiría “El Gallo” tras su coronación tiene similitudes con los planes de Román, quien manifestó que en junio espera realizar una pelea preparatoria y luego enfrentar a un campeón del mundo, que podría ser Estrada, a quien venció por decisión unánime con puntuaciones de 118-110 en una tarjeta y 116-112 en las otras dos en el 2012.  

Si todo marcha de esta manera y boxeadores y promotores logran ponerse de acuerdo, la tan esperada revancha entre el nicaragüense y el mexicano podría darse a finales de este año.

Solo una posibilidad

Por ahora, González-Estrada II es solo una de varias opciones, pues lo manifestado por ambos pugilistas en sus declaraciones más recientes no permite considerarla como un hecho.  “No tengo pensado una revancha con ellos”, manifestó González hace unos días, al ser consultado sobre la posibilidad de una segunda pelea con Estrada o una tercera con Rungvisai.

En tanto, el recién coronado boxeador mexicano aseguró al llegar a su país que desea “unificar títulos con los demás campeones” y hasta mencionó la posibilidad de “darle una revancha a Rungvisai porque se la merece”. Además dijo a sus promotores Fernando Beltrán y Juan Hernández “que deseaba esos combates porque quiero ser el mejor libra por libra”.

Al parecer, Román no está en los planes de Estrada ni este en los de Román, pero tratándose el boxeo de un negocio en el que se registran giros bruscos, no hay que descartar que esta pelea, considerada por diversos especialistas internacionales como la que más atracción despertaría en las categorías pequeñas si se concreta en un tiempo menor al esperado.