•  |
  •  |
  • Edición Impresa

El Barcelona, en su momento más dulce de la temporada, recibe hoy al Liverpool con el propósito de lograr una convincente victoria en la ida de las semifinales de la Liga de Campeones, que le permita dar un paso más hacia la soñada final de la máxima competición continental. 

El conjunto Azulgrana, que ha dosificado esfuerzos las últimas semanas pensando en hacer algo grande en esta Champions, se proclamó el pasado sábado, en el Camp Nou ante el Levante, campeón de La Liga.

Con la final de Copa aparcada hasta dentro de un mes, ahora puede focalizar toda su energía en asegurar su presencia en la finalísima europea, algo que no sucede desde 2015, cuando derrotó al Juventus italiano en el Estadio Olímpico de Berlín (3-1).

Salvo Rafinha Alcántara, con una grave lesión de rodilla que le ha tenido prácticamente parado todo el curso, Ernesto Valverde contará con el equipo al completo.

El Barsa llega a la cita más descansado que nunca. Empezando por su gran estrella, el argentino Leo Messi, que en el último encuentro liguero ante el equipo valenciano empezó de nuevo en el banquillo.

Messi y Suárez, al ataque 

Por tanto, Valverde podrá alinear ante el Liverpool su 11 de gala, con la única duda de quién será el tercer hombre que acompañe a Messi y Luis Suárez en la punta de ataque: si el brasileño Philippe Coutinho o el francés Ousmane Dembélé. Aunque parece que el primero, que solo jugó la primera parte del último partido de Liga, parte con ventaja.

En cualquier caso, el momento parece propicio para que los azulgranas apeen por fin al conjunto ‘red’ de una eliminatoria europea, algo que no consiguieron en las tres ocasiones precedentes (en las semifinales de la Copa de la UEFA 1975-76 y 2000-01 y en los octavos de final de la Champions 2006-07).

Lograrlo esta vez pasa, en primer lugar, por obtener un buen resultado en el Camp Nou, un escenario del que el Barsa ha salido invicto en los 31 últimos partidos de la Liga de Campeones. 

El Liverpool, por su parte, llega a la cita enfrascado en la lucha por la Premier League y con el sueño del doblete aún vivo.