•   Estados Unidos  |
  •  |
  •  |
  • EFE

Kevin Durant, quien había registrado 201 puntos en la suma de sus esfuerzos y habilidades durante cinco juegos consecutivos, abrazándose con Michael Jordan, LeBron James y Allan Iverson, lamentó ver cortarse su racha de juegos postemporada con más de 30 puntos, pero su aporte de 29, y esencialmente su incidencia, pavimentaron el camino para la segunda victoria de los Warriors sobre los Rockets 115-109, al trasladarse la semifinal del Oeste a Houston, con el equipo local, intentando ensayar una remontada. No sería extraño que los Rockets, jugando en casa, puedan contragolpear a los de Golden State y nivelar la serie. Tienen a Harden, Paul, Capela y Gordon, capaces de ese resurgimiento. La noche del martes, con Harden mirando borrosamente después de haber sido golpeado en el rostro con afectación en los ojos por una mano extendida de Draymond Green, fue limitado a 29 puntos, los mismos de Durant.

Segundos eternos

Faltando 22 segundos, después de dos tiros libres de Durant, los Warriors tenían una ventaja de 10 puntos 112-102, que parecía tranquilizante. Un doble de Paul con 14 segundos pendientes recortó 112-104, sin preocupación casera en Oakland, y tampoco se escucharon lamentos cuando Durant falló uno de dos libres faltando 11 segundos. El triple desde 26 pies de Austin Rivers acercó a Houston 113-107 con 5 segundos de vida y un clavado de Harden recibiendo de Paul cerró más las cifras 113-109. Con 3 segundos pendientes, los Warriors pidieron tiempo y al retorno, una falta de Harden facilitó los dos libres de Durant, sellando el 115-109.  Fue obvio que la incomodidad en la visión de Harden, afectó a los Rockets. Ahora los Warriors buscan una victoria en Houston para quedar manejando un 3-1. Nadie habla de una barrida.

Bucks con 20 triples

Los Bucks de Milwaukee, el equipo de mejor balance en la temporada regular, salieron rápidamente de su aturdimiento por la derrota sufrida en el primer juego y con un despliegue de 20 triples, logrando el 42 por ciento de acierto, derrotaron a los Celtics de Boston 123-102, nivelando la serie 1-1 y restaurando en parte su favoritismo… El extraordinario jugador griego, Giannis Antetokuonmpo, se mostró dominante con 29 puntos, 10 rebotes, 4 asistencias y 2 robos de balón, apoyado eficazmente por Khris Middleton quien consiguió 28 puntos con 7 triples y 7 rebotes para evitar que los Bucks se vieran en problemas. Raramente, por los Celtics, Kyre Irving y Jeyson Tatum fueron reducidos a 9 y 5 puntos, en contraste con su actuación en la primera batalla.