• Nicaragua |
  • |
  • |
  • Edición Impresa

Abrazado por la fatalidad, Erasmo Ramírez ofreció una pobre presentación en su cuarta apertura con los Medias Rojas de Pawtucket en Triple A, tan pobre que fue derrotado por primera vez en la temporada, como resultado de una actuación, en la que admitió cinco imparables y cuatro carreras limpias en cuatro episodios, con el agravante de que dos de los incogibles en su contra fueron cuadrangulares.

Fue una de esas jornadas que seguro ningún lanzador quisiera tener, menos cuando desde Ligas Menores está laborando en pro de volver al mejor beisbol del mundo, como es el caso de Erasmo. El rivense volvió a mostrarse propenso a los jonrones, un mal de vieja data que parece perseguirlo implacablemente y que mientras siga vigente, será uno de los principales factores adversos que lo mantendrá distante de la MLB.

¡Fue terrible!

Erasmo subió al montículo con ventaja de 1-0 sobre los Buffalo Bisons, sin embargo, la perdió en el propio primer episodio cuando le dio base por bolas a Jonathan Davis y permitió el imparable de Jordan Patterson, los dos primeros bateadores que enfrentó y que luego anotaron las dos primeras carreras en su contra. En la segunda entrada envió señales de enderezamiento, al retirar a los tres artilleros que enfrentó, y en la tercera, pese a soportar otro hit y regalar un pasaporte, salió ileso.

No obstante, en el cuarto capítulo, mientras sus compañeros eran silenciados por el picheo contrario, sus rivales lo estremecieron de forma tenebrosa con un bombardeo letal. Anthony Alford y Michael De La Cruz le conectaron un cuadrangular cada uno, y luego de golpear a Davis, soportó el triple con el que Patterson movió la pizarra a 5-1.

Erasmo cerró el episodio, pero no apareció en el quinto. Al final su equipo cayó por paliza de 10-1 y él desmejoró su efectividad de 2.13 a 3.78, un dato que es resultado de admitir siete carreras limpias en 16.2 innings lanzados. A lo largo de este recorrido ha consentido 15 incogibles, de los cuales tres han sido jonrones; y en total suma cinco bases por bolas con 12 ponches propinados. Tras su actuación de ayer, los rivales le batean para un average de 242 puntos.