•  |
  •  |
  • END

El campeón mundial interino del CMB, Juan Palacios, no es el típico boxeador que habla y no cumple sus promesas. Será porque tanto le costó un segundo chance para ganar un título que esperó seis años después que perdió en una gran pelea con José “Jaguar” Aguirre en 2002, en ese entonces el monarca de ese organismo en las 105 libras.

Quizá tampoco tiene la promoción de otros campeones, sin tener Juan culpa del porqué, tal vez por el simple hecho del apellido “interino” de una corona que se la ha ganado a punta de metralla dentro y fuera del ring.

Pero para Palacios ni el apellido de su corona ni tampoco la promoción son factores que vayan a limitar su calidad boxística, ni mucho menos su disciplina de sobra conocida en el pugilismo nacional.

Ahora Juan está listo para su nuevo reto, el mexicano Erick Ramírez, a quien enfrentará este 13 de junio en México, Distrito Federal, en su segunda defensa como campeón interino, pero tal parece que es su primera pelea con un título de por medio.

Se le mira fuerte, con una definición muscular que no aparenta estar tan cerca de las 105 libras a menos de dos semanas del combate. Pero es cierto, Palacios ha tenido una gran preparación, muy exigente y está en 108 libras, sin sacrificar su alimentación.

“Me motiva que Erick Ramírez tenga la aspiración de coronarse campeón del mundo, pero creo que se equivocó de rival. Nadie tiene más hambre de triunfo que yo en esta categoría, y se lo voy a demostrar en el ring, tanto que lo voy a retirar del boxeo y no va a querer saber más de Juan Palacios”, dijo el monarca que viaja a México este sábado.

“Tengo buenas razones para asegurar que voy a ganar, cuidado por nocaut. Primero, ya vi que Ramírez no tiene idea de mi capacidad. Tampoco creo haya mejorado su boxeo como dice, después de perder con Donnie Nietes y no demostrarlo en su último combate en el que no pudo noquear a un boxeador de cuatro asaltos y hasta ganó por decisión dividida”, agrega Juan.

Otro argumento de Juan es que Ramírez no ha podido ganarle a ningún púgil bueno, “menos que pueda conmigo porque siento que la preparación que tengo es mucho más fuerte que las que tuve con mis peleas contra Omar Soto y Teruo Misawa”, concluyó.