•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Cuando los Marineros de Seattle lo dejaron fuera del roster de 40 protegidos a finales de 2018, Erasmo Ramírez recibió un fuerte golpe, de cara a su futuro en Grandes Ligas. Para entonces, nunca imaginó que poco tiempo después, el último equipo ganador de la Serie Mundial le abriría las puertas. “Estoy aprovechando al máximo mi oportunidad con los Medias Rojas de Boston”, dice ahora, después de haber debutado con los actuales campeones de la MLB, y mientras batalla en Triple A para recibir un nuevo llamado al mejor beisbol del mundo.

En entrevista con El Nuevo Diario, Erasmo habla de su experiencia con Boston, de los ajustes que debe aplicar para mejorar su rendimiento, de la salud de su brazo de lanzar y de las proyecciones para los nicas en MLB este 2019. Además, declaró que “yo en eso casi no me meto” y “estoy desinformado” cuando fue consultado sobre la situación sociopolítica de Nicaragua.

¿Cuál es tu valoración de estos meses como miembro de la organización de Boston?

Ha sido una experiencia muy alegre, sobre todo porque desde chiquito soñé jugar con los Medias Rojas de Boston. Tener las puertas abiertas de un equipo que viene de ganar la Serie Mundial es algo que te inyecta ánimo. Trabajé fuerte en el spring training y disfruté el hecho de jugar con ellos en MLB, aunque fue por poco tiempo. Eso sí, estoy aprovechando al máximo mi oportunidad con Boston”.

32  VICTORIAS  con 39 derrotas es el récord de Erasmo Ramírez en ocho temporadas en Grandes Ligas.  Carlos Solís/END

No te fue nada bien en tu debut con los Medias Rojas, ¿cómo recordás ese primer juego con Boston?

Me dieron dos cuadrangulares y me fabricaron dos carreras, por lógica no fue un gran debut. Sin embargo, creo que trabajé mis picheos de buena manera y que si me conectaron fue porque los bateadores pelearon su turno hasta que en cuenta máxima consiguieron chocar bien la pelota.

¿Cómo fueron esos pocos días con el equipo grande de los Red Sox?

Fueron geniales. Nunca había estado con tanta gente buena, con tantos caballos como dicen por ahí. Siempre había estado en equipos donde son contados los peloteros a los que la gente conoce. Me gusta de Boston que existe una tremenda comunicación entre peloteros y cuerpo técnico. Boston es de esos equipos en los que si cometés un error, en el mismo instante te dicen cómo superarlo. Eso es bueno.

McCoy Stadium, la casa de los Medias Rojas de Boston. Carlos Solís/END

¿Qué ajustes estás haciendo en tu mecánica para mejorar y ser considerado candidato a volver a la MLB?

Estoy trabajando en mejorar la combinación de mis lanzamientos, es decir, estoy enfocado, por ejemplo, en determinar qué picheo es más efectivo después de poner el primer strike o cuál lanzamiento debo usar después de haber lanzado una recta. También estoy trabajando en no tener un lanzamiento favorito y en ser un lanzador imprevisible para los bateadores. Además, estoy haciendo ajustes para evitar que me conecten jonrones, esa es una de mis prioridades.

El año pasado estuviste mucho tiempo lesionado, ¿qué tan saludable está tu hombro para este año?

Gracias a Dios no tengo ninguna molestia. He practicado todos mis envíos, incluyendo la curva, y no he tenido problemas. Cuando me estaba recuperando tenía molestias cuando lanzaba la curva, pero ahora no, esta es una señal clara de que estoy saludable.

Estadio de las Medias Rojas de Boston. Carlos Solís/END

¿Cómo ves el panorama en lo que resta del año para vos y los otros nicas en Ligas Menores?

El 2018 fue un año lleno de lesiones para nosotros y este 2019 lo hemos iniciado en Ligas Menores porque nos sacaron de los rosters de 40. El que está sobreviviendo es Loáisiga, aunque tiene que liderar una feroz batalla, porque la rotación de los Yanquis es fuerte. Lo importante es que ha demostrado que puede sacar outs en MLB y que está listo para quedarse en el equipo grande. 

¿Qué pensás de la situación sociopolítica que atraviesa Nicaragua?

Yo en eso casi no me meto, no estoy allá y estoy desinformado. Le pregunté a mi familia cómo estaban y me dijeron que bien. Lo más importante para mí es saber que la familia está sana.Es cierto, uno se preocupa y quiere saber cómo está el país, sobre todo porque he escuchado demasiados comentarios de todos lados.