•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

El 20 de junio del año pasado, en su segunda apertura como lanzador de Grandes Ligas, Jonathan Loáisiga enfrentó a los Marineros y soportó tres carreras limpias en apenas 3.2 episodios lanzados. Hoy, poco menos de un año después de aquel primer duelo, el nicaragüense, ahora con más experiencia y una serie de ajustes realizados en su mecánica de picheo, volverá a verse las caras con el equipo de Seattle, cuyo presente sombrío contrasta con el soberbio inicio de temporada que lo llevó a ser considerado un equipo de cuidado. 

En sustitución del lesionado James Paxton, Loáisiga realizará a partir de las 4:35 p.m. de hoy su tercera apertura del 2019 con los Yanquis de Nueva York y lo hará con el objetivo de conseguir su segunda victoria de la temporada y la tercera de su incipiente carrera en el mejor beisbol del mundo. Además, saltará al montículo con la misión de mostrarle al cuerpo técnico de su equipo que ha trabajado en Ligas Menores los aspectos que le recomendaron mejorar luego de sus dos anteriores y breves estadías con el club, para lo cual deberá mostrarse dominante frente a un equipo que en el 2018 le ligó seis hits, entre ellos un doble, en 3.2 entradas.

Así va en el 2019

En los primeros días de la temporada, Jonathan, que inició el año en Triple A, fue llamado para ocupar el lugar del lesionado y también sancionado C.C. Sabathia, recibiendo la oportunidad de abrir dos partidos. El primero fue ante los Tigres de Detroit el 3 de abril y lució bien al permitir una carrera en cuatro episodios en los que ponchó a cuatro rivales, luego abrió frente a los Astros de Houston el 8 del mismo mes y no le fue tan bien, pues le hicieron dos carreras limpias en tres innings, mismos en los que sumó cinco ponches. En ambas presentaciones salió sin decisión.

Posteriormente fue bajado a Ligas Menores y volvió a ser ascendido a la MLB en la última semana de abril, para darle descanso al picheo en medio de una racha de 13 juegos seguidos. En ese contexto realizó su primer relevo de la temporada y conquistó su primera victoria, como resultado de una labor de tres episodios de solo dos imparables y ninguna carrera ante los Angelinos de Los Ángeles. De inmediato fue regresado a Triple A, dejando en Grandes Ligas un récord de 1-0, efectividad de 2.70 y 10 ponches en 10 entradas, que son los números con los que hoy se presenta al duelo con los Marineros.

Eso sí, en Triple A no le ha ido tan bien, pues en dos aperturas tiene foja de 0-2 y una terrible efectividad de 7.20 que es resultado de permitir ocho carreras limpias en 10 entradas. 

Cuidado con ellos 

Loáisiga se enfrentará a un equipo de Seattle, que durante las primeras semanas de la temporada llegó a tener un récord de 13-2, pero que en los últimos días la está pasando mal, tanto que antes del partido de anoche presentaba un balance de 19-18 y que de sus últimos diez juegos perdía siete. Claro, Jonathan deberá tener cuidado porque estará frente a un club que lidera el departamento de jonrones conectados y de carreras producidas en todas las Grandes Ligas. Asimismo, deberá ser precavido cuando enfrente a bateadores como Jay Bruce (11 HR, 22 CI), Edwin Encarnación (10 HR, 23 CI), Daniel Vogelbach (9 HR, 18 CI), Domingo Santana (7 HR, 32 CI) y Dee Gordon, el de mejor promedio ofensivo.

Su rival en la colina será Yosei Kikuchi, quien tiene récord de 1-1 y efectividad de 3.98 en ocho aperturas.