•  |
  •  |
  • END

De súbito la carrera de Vicente Padilla no tiene rumbo. Los Rangers de Texas por alguna razón lo ubicaron ayer en la lista de waivers para que cualquier equipo de las Grandes Ligas interesado pueda conseguirlo antes de la medianoche del viernes y asuma el contrato de ocho millones de dólares que cobraría el nica el resto de la temporada.

Lo extraño de esta decisión rotunda de Texas es que fue tomada un día después de que Padilla se convirtiera en noticia nacional en los principales medios que cubren béisbol, por haber golpeado dos veces al primera base de los Yanquis, Mark Teixeira este martes, en el partido en que fue explotado y además cargó con el revés.

Es un hecho que la separación del equipo no se debe a molestias en su hombro, pues el propio Vicente aseguró que no tiene ningún dolor. Eso no está en discusión.

Pero aunque no se tiene información oficial, las reacciones de Teixeira de la mala intención con la que Padilla le metió un par de pelotazos y cómo lo ha hecho en otras ocasiones con él y algunos peloteros en cada campaña, podrían tener más fundamento que cualquier otro motivo.

Según la nota que se publica en Major League Baseball (mlb.com) en el sitio web de los Rangers, la información sobre Padilla no fue confirmada por el equipo, pero es un hecho que no seguirá vistiendo la camiseta de Texas.

La única manera que se quede en Texas es que si pasa la medianoche del viernes y ningún conjunto de las Mayores lo toma, entonces los Rangers tendrán la opción de enviarlo a las menores a menos que el propio Padilla se niegue a tal decisión y se declare agente libre.

La pregunta que surge bajo estas inevitables circunstancias es, ¿qué equipo se arriesgará a tomar un pitcher que cobrará ocho millones de dólares y no es necesariamente un as del montículo? ¿Dónde podría calzar? Probablemente en varios conjuntos, pero será interesante ver cuál de ellos está dispuesto a soltar buen dinero, eso sin tomar en cuenta que las razones de su salida de Texas no disminuyan el interés por atraparlo.

Padilla, quien regresó después de estar en la lista de lesionados casi 15 días, tiró solo 3.2 entradas en el nuevo Yankee Stadium, permitiendo siete carreras, cinco de ellas en el catastrófico cuarto episodio, precisamente cuando golpeó por segunda vez a Teixeira. Quedó con balance de 3-3 y efectividad de 5.57.

El historial de Vicente de hombres golpeados es un tanto llamativa: resume al menos cien en cinco temporadas durante su carrera, entre los que destacan Nick Swicher, A.J. Pierzinsky, ambos con un conflicto fuerte de por medio. Este año Padilla tiene siete golpeados, dos veces lo ha hecho a Teixeira.