•   Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Dice Félix “El Gemelo” Alvarado que su sueño ahora como campeón mundial es unificar títulos con los otros monarcas de la 108 libras. Ese deseo está muy cerca de cumplirse, no obstante, en un parpadeo se le podría esfumar si no logra pasar el examen que significa el japonés Reiya Konishi, a quien enfrentará en Kobe, Japón, la madrugada de este domingo, en la primera defensa del nica como rey de la categoría mosca de la Federación Internacional de Boxeo (FIB).

Derrotar a Konishi por nocaut para Alvarado es una obligación. Es el primer paso para dar un golpe de autoridad que le abra mercado en Japón en busca de asegurar su futuro económico y también es una gran oportunidad de hacerle una fuerte advertencia a Hiroto Kyoguchi, el flamante monarca de la Asociación Mundial de Boxeo (AMB), peleador invicto con una técnica elegante y pegada erizapelos.

Félix Alvarado durante una sesión de entrenamiento en Managua. Archivo/END

Alvarado subirá al ring como favorito. Boxísticamente tiene dos cualidades en las que supera a Konishi: pegada y stamina. La segunda sirve para aguantar castigo, tirar golpes y la primera es con la que Félix fulmina a sus rivales con ese boxeo abrumador. La única ventaja del japonés es la velocidad y precisión. 

Konishi explota al máximo su velocidad, principalmente cuando ejecuta ese doble gancho de izquierda al hígado, el cual coloca con la precisión de un reloj suizo y luego termina con el upper a la barbilla.

Al tener brazos de buen alcance, el jab de izquierda y los golpes rectos son parte de las virtudes del nipón. Reiya es un peleador con una categoría mediana, no es una lumbrera, pero tampoco un “flan”. 

Noquear no será fácil 

Félix debe ser consciente que tiene todo para noquear al japonés, pero debe trabajar como un jornalero, al menos entre 6 y 7 asaltos, aprovechando las fragilidades defensivas que permite al japonés con su estilo fajador.

El estilo de Konishi le beneficia al “Gemelo”. Alvarado tiene que centrar su castigo a la zona hepática, con eso le quitará condiciones y velocidad a su rival. Minándolo poco a poco, el nocaut estará más cerca.

Félix Alvarado durante una sesión de entrenamiento en Managua. Archivo/END

Se ve difícil que Konishi pueda sobrevivir durante 12 asaltos. La única forma que eso suceda es que el domingo sufra una metamorfosis y suba al ring otro peleador, boxeando a la media y larga distancia sin tomar riesgos.

El asunto es que si Reiya eligiera ese camino, su final será el mismo. Félix tiene las condiciones para acortar el ring y tapar espacios. El triunfo del nica parece inminente, la incógnita es saber cómo y en que round. Es una obligación para “El Gemelo” brindar una exhibición convincente que lo reafirme como uno de los mejores pesos pequeños del mundo.