•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Web

Saluden y reciban con honores al único campeón mundial de boxeo que tiene Nicaragua en la actualidad. Félix “El Gemelo” Alvarado salió vivo de Kobe, Japón, tras imponerse al local Reiya Konishi la madrugada de este domingo por decisión unánime (117-111- 118-110, 116-112), reteniendo la corona 108 libras de la Federación Internacional de Boxeo (FIB) en la primera defensa de su título el cual ganó contra Randy Petalcorin en Filipinas en 2018.

Alvarado se impuso a Konishi en festival de golpes. Al “Gemelo” y al japonés se les olvidó la estética y la técnica, se enfrascaron en el terreno corto, disparando golpes a diestra y siniestra, sin temor a que se estrellara un bombazo de esos que tumban murallas. En ese toma y dame, el nica disparó todo su arsenal, desde golpes a la zona hepática hasta ejecuciones en la cabeza.

 Lea: Alfredo Caballero: “Chocolatito-Estrada, se tiene que hacer”

Luis Cortes, entrenador de cabecera del campeón pinolero, reconoció que la estrategia era golpear a Konishi en la zona baja para detener las embestidas del japonés, un peleador que Alvarado describe como un “samurái”. Y realmente Konishi fue eso, un samurái y un kamikaze, se metió en el terreno corto sin temores, utilizando la cabeza y los amarres para darle dolores de cabeza más de la cuenta al “Gemelo”.

 De interés: Estrada quiere unificar, pero no descarta al “Chocolatito” ni a Rungvisai

Aun así, Alvarado conectó sus mejores golpes, los ganchos entraron en el hígado de Konishi una y otra vez, pero al japonés nunca se le quebraron las rodillas. ¡Qué aguante el del japonés! Los rounds transcurrían y el nocaut se alejaba, sin embargo, Félix consciente que el fantasma de una mala decisión podía aparecer, no dejó de tirar, a veces arriesgándose demasiado innecesariamente.

 Además: “Chocolatito” aceptaría pelear con “El Gallo” Estrada

“Gracias a Dios salimos con la manos en alto, fue una pelea dura, jamás pensé que Konishi saliera tan fuerte. Me enredó un poco con los golpes bajos y los cabezazos, pero jamás le sentí la pegada, fue una pelea muy difícil. La fortaleza de Konishi es increíble, le conecté mis mejores golpes y resistió”, dijo Alvarado finalizado el combate. “Pensé que iba a noquear porque venía bien preparado”, agregó.

En el camerino, Alvarado habló con los periodistas y les lanzó un mensaje directo a los otros dos campeones japoneses. “Me gustaría unificar títulos con Hiroto Kyoguchi y Ken Shiro”, señaló el campeón 108 libras de la FIB. Alvarado regresará a Managua el martes en horas de la noche.